Introducción a un viaje a Copenhague

La ciudad de Copenhague está ligada de manera ya indisoluble a la figura de Hans Christian Andersen. Desde que a la edad de 14 años el escritor llegara a la capital danesa procedente de su Odense natal, se estableció una relación de amor entre ambos que fraguó en la devoción que los daneses de hoy sienten por uno de sus compatriotas más ilustres. Los ‘Cuentos populares’, obra maestra del XIX y la gran aportación de Andersen a la literatura universal, son un canto de amor a Copenhague, que aparece retratada con toda la rudeza de una ciudad del ochocientos europeo pero con una pasión subyacente que delata el amor que el autor sentía por esta ciudad que lo acogió hasta el día de su muerte. Hace dos años, la capital danesa celebró por todo lo alto el bicentenario del nacimiento del literato, pero aún puede hacerse un recorrido por las calles de la capital más animada y divertida de Escandinavia tras los pasos del escritor. Desde la estatua del propio Andersen junto al Ayuntamiento hasta su tumba localizada en la catedral.

No olvides visitar nuestra sección de Fotos de Copenhague, Fotos de Dinamarca y Mapas de Copenhague

Que visitar en un viaje a Copenhague

Es buena idea iniciar el paseo en el museo que la ciudad ha dedicado al personaje en cuestión. Localizado en el numero 6 de Vingardstraede, el antiguo domicilio de Andersen ha sido convertido en un divertido paseo virtual por los ‘Fairy Tales’ y por la propia vida del escritor. Se ha recuperado gran parte del mobiliario original dela casa y los manuscritos del propio Andersen componiendo un retrato fiel del día a día y la obra del danés universal.

Pero donde fue de verdad feliz fue en Nyhavn. El coqueto puerto nuevo de la ciudad también acogió durante años al escritor, que ocupó el número 18 de la calle. Allí es posible seguir el rastro de la pequeña cerillera o imaginar el lugar por donde la pequeña sirena subió hasta la superficie en busca de su amor. Restaurantes, heladerías y tiendas de recuerdos completan el atractivo de una de las zonas turísticas de la capital danesa por excelencia.

Y para terminar el viaje a Copenhague nada mejor que mirar cara a cara a uno de los símbolos inequívocos de esta ciudad. Siguiendo la costa hacia Langelinie, la bocana del puerto, se encuentra la pequeña estatua que realizó Edward Eriksen para homenajear al autor. La sirenita es pequeña, pero de una hermosura que sobrecoge. Está de espaldas al mar, como si quisiera renegar de su origen, y tiene una mirada tan triste que a uno le da que pensar. Melancolía por el amor imposible… Creo que no, que está triste porque el escultor la colocó de espaldas a ese mar por el que entran barcos de cien nacionalidades cada día.

La obra de Andersen ha sido traducida a 123 idiomas y es posible adquirir los libros escritos por el genial escritor en cualquier lengua. En el centro de la ciudad hay multitud de librerías donde se pueden comprar las obras del genial escritor en inglés o español.

Recuerda que es posible viajar a Dinamarca en vuelo directo desde Madrid (Ver hoteles en Barcelona) y Barcelona (Ver hoteles en Madrid)

Etiquetas: , , , , , , , , , ,