“Dime por qué huele el aire así, dime por qué yo soy tan feliz…”, así le cantaba y preguntaba Heidi a su abuelito mientras corría descalza por los maravillosos Alpes suizos cercanos a la frontera con Austria. Es ella la protagonista del libro infantil que lleva su nombre y escrito por Johanna Spyri en el año 1880. Hoy, a casi 130 años de su nacimiento, Heidi sigue siendo uno de los personajes más entrañables de la literatura infantil y es por eso que viajamos a su tierra, para descubrir qué la hacía tan feliz.

El pueblo de Heidi o Heididorf es un viejo caserío en las cercanías de Maienfeld, y se encuentra a 660 metros de altitud. Desde allí parte la llamada Ruta de Heidi o Heidiweg, definitivamente, un viaje de cuentos. Este camino te llevará a la casa que la pequeña compartía con su abuelo (Heidihaus) en el que se reconstruyen la vida de campo y escenas de la vida cotidiana. En tanto, en la oficina de correos se puede sellar una postal con obvios motivos alusivos al cuento. Además, se atraviesa el bosque de Luva para llegar a la casa de su amigo Pedro y luego se asciende hasta el Ochsenberg donde al abuelo, Alpöhi, posa para las fotografías.

Claro que quien lo desee también podrá realizar el gran camino de Heidi, que pasa por Kaltboden y llega hasta Jenins. Y para cerrar la aventura… baño termal en el Bad Ragaz.

Para llegar a la Heidihaus desde Zúrich, podrás tomarte un tren hasta Sargans, sitio a donde arriban también los autobuses urbanos de Liechtenstein. Una vez allí, habrá que viajar, una vez más en un tren local hasta Maienfeld. Desde la estación a la casa de Heidi podrás ir a pie, en una caminata de entre 20 y 25 minutos.

Una vez que hayas visitado la tierra de Heidi, sabrás por qué era tan feliz…

Etiquetas: , , , , ,