Viajar a los destinos turísticos más solicitados siempre tiene su recompensa, especialmente si optas por los viajes baratos en Rumbo. Sabes que encontrarás seguro lugares y atractivos que te van a gustar. Pero Además de las grandes ciudades o las mejores playas, también hay otros muchos lugares que pueden ser interesantes para realizar alguna escapada. Este es el caso por ejemplo del pueblo deshabitado de Torronteras. Si quieres descubrir más cosas sobre este misterioso pueblo, no dudes en seguir leyendo este artículo.

Si ya has estado anteriormente en algún pueblo abandonado, sabrás que estos lugares tienen un encanto especial. Están apartados de todo. Tanto que a veces parecen estar en otro planeta e incluso podemos sentir algo de miedo dependiendo de a cuál vayamos y a qué hora del día. Pese a ello, puede ser una experiencia única conocer sitios como Torronteras.

Los misteriosos habitantes de Torronteras

Pese a que hace muchos años el pueblo se quedó deshabitado, hace un tiempo apareció un austriaco adinerado y decidió comprar este pueblo. ¿Con qué fin? Vivir en él. Al verlo sintió que este era un lugar perfecto para ello y decidió reconstruirlo tras adquirirlo de forma legal. Tras esa reconstrucción, el pueblo ha vuelto a ser un lugar habitable. El problema es que si lo visitas, igual no encuentras a nadie en él.

Tanto el dueño del pueblo como el resto de gentes que viven con él, se dedican a la vida espiritual. Practican la meditación y el yoga. Y para ello es para lo que decidieron reconstruir este pueblo, para disfrutar de la tranquilidad. Son gentes amables por lo que cuentan los turistas que han podido tratar con ellos. Pero no es tan fácil dar con ellos pese a ser una pequeña aldea.

El estado del pueblo

Muros de piedras y una iglesia es lo que componían principalmente este pueblo. Sin embargo, las ruinas no presentan un estado de abandono tras la restauración que realizó el austríaco que se interesó en él. Las vigas de madera apuntalan algunos techos para evitar su desplome, pero las partes que ya se ha reconstruido están en perfecto estado. De todas formas, si te animas a hacer una visita a este pueblo, evita apoyarte en paredes o subirte a cualquier sitio para evitar posibles problemas.

El pueblo

El pueblo está formado por unas cuantas casas. No te esperes gran cosa porque son sólo tres o cuatro. La más grande se encuentra en el fondo, y dispone incluso de placas solares en los tejados para proveer a sus habitantes de electricidad y agua caliente.

Además de las casas, en Torronteras hay también un molino de viento en lo alto del monte. Coches antiguos aparcados en la puerta de las casas, muros de piedra, pequeños caminos y una vieja iglesia que también ha sido restaurada. Si te fijas cuando vayas, tiene unas cristaleras nuevas que son muy originales.

Pese a que se ha reformado parte del pueblo, lo que abundan en él son las ruinas. Apuntaladas para que resistan mejor el paso del tiempo, pero no dejan de ser ruinas. Los caminos, eso sí, están completamente despejados para poder pasear por él y disfrutar de la tranquilidad que transmite el lugar.

Como es de suponer, al haberse convertido en una propiedad privada, podrás visitar el pueblo pero no podrás entrar a las casas ni a la iglesia. Eso sí, pasear y hacer fotos siempre ha sido gratis. Así que disfruta de una escapada de fin de semana conociendo este pueblo tan especial.

En el siguiente vídeo puedes ver más hoteles en Segovia económicos.

Y en estos otros artículos encontrarás más información que puede interesarte para preparar alguna otra escapada:

El Parc Ela en Suiza

Visitar Sibiu

Geografía y relieve de Rumanía

Odense

Imágenes: lospueblosdeshabitados.blogspot.com

Etiquetas: ,