De las ciudades europeas que se pueden visitar para navidad, tal vez sea Praga la más entrañable. Cuenta con una gran cantidad de atracciones para el turismo, recorridos variados y paseos típicos. En la semana previa a la navidad se puede comenzar visitando los mercados navideños, sobre todo el que se encuentra en la Plaza de la Antigua Ciudad, en donde pueden comprarse infinidad de artesanías, juguetes, vajilla y decoración de navidad. Dentro de los mercados también pueden degustarse vinos hechos especialmente para la época navideña, como el “Svarak” o platos imperdibles como la “sopa de pescado del día de navidad” o “la carpa frita”, realizadas todas exclusivamente para la noche buena.

La compra de regalos artesanales y juguetes puede hacerse durante toda la temporada navideña también en enormes ferias callejeras que se realizan en las plazas del centro de la ciudad cercanas a la zona de la vieja ciudad de Praga.

También pueden visitarse variadas exhibiciones de arte relacionadas con las costumbres navideñas como por ejemplo la visita al enorme reloj astronómico que proyecta imágenes gigantes o la visita guiada a la Iglesia Gótica de Tyn donde se realiza la misa de gallo en la Plaza de la Antigua Ciudad. Esta es sin duda la celebración más elegida y significativa para los turistas que visitan República Checa en navidad. La opera de Praga es otro de los eventos favoritos para el turismo. Se realiza el 25 de diciembre y 26 de diciembre en la basílica de San Jacobo y cuenta con la participación de los artistas más reconocidos de la opera checa.

Otra de las actividades más elegidas por los turistas es el paseo en un carro tirado por caballos que recorre los monumentos históricos  de la ciudad y los mercados de la vieja ciudad de Praga.

Etiquetas: ,