Bélgica tiene mucho que ofrecer en términos de su gastronomía. Hoy queremos contaros qué comer en Bélgica. Una guía diferente por este interesante país.

ostras y patatas

Los famosos mejillones con patatas fritas. Un clásico nacional.

Si eres quisquilloso con tu comida, pues no te preocupes, Bélgica tiene una excelente combinación de productos marinos, carne de vaca, y postres que os dejarán satisfechos. Hoy vamos a contaros cuáles son los ingredientes más comunes en la cocina belga y los platos que no podéis dejar de probar durante vuestra estadía en este país.

¿Cómo se come en Bélgica?

La cocina belga suele ser muy estacionaria y basada en los recursos que se consiguen localmente. Quizás por su cercanía con Francia, es muy importante la procedencia de los alimentos y se trata de crean una conciencia orgánica.

Las diferentes regiones tienen un ritmo alimenticio diferente, y se ven claras diferencias en el uso de los ingredientes en las diversas partes de Bélgica.

Uno de mis favoritos en Bélgica son los mejillones. Es casi un plato nacional Mejillones y Patatas Fritas. También puede comerse excelente pescado, especialmente en la zona norte de Bélgica, obviamente por su proximidad con el mar.

En la zona de Ardenes, como hacia el este de Bélgica, puede probarse de lo mejor de la carne de caza de Europa. Con sus extensos bosques y valles la caza se da muy bien y por eso forma parte de la cocina local.

http://www.flickr.com/photos/infiniteache/6911380092/

Pero no podemos dejar de nombrar, claro esta, el chocolate y los waffles. Los dos son tradiciones muy fuertes en Bélgica y vale la pena probarlos, ya que descubriréis que nunca antes habíais probado nada parecido.

Lo más tradicional

Uno de mis favoritos personales belgas es, como pueden imaginarse, la cerveza. En Bélgica, la cerveza es completamente diferente a cualquier otra que hayáis probado en el mundo. Quizás más cercana a la alemana, tiene textura, cuerpo y un alto contenido alcohólico.

También encontramos cervezas saborizadas, algunas ideales como aperitivo por la tarde (la Kriek es mi favorita, una cerveza de sabor a cereza). Y como no podía ser de otro modo las famosas cervezas monacales, aún fabricadas en monasterios y muchas de ellas poco comercializadas.

Y por último, pero no por ello menos importante, tenemos que nombrar el chocolate belga. El mismo está certificado por una estampa gubernamental que impide imitaciones y falsificaciones y todo chocolate producido en Bélgica tiene ciertos estándares de fabricación que lo vuelven único. ¿Lo has probado ya?

chocolate belga

Increíbles chocolates por www.moonlight-mile.com

Más artículos para que os pongáis a organizar vuestro viaje a Bélgica ya mismo:

Etiquetas: , , , , , , ,