En Europa se considera al turismo como una importante actividad de ingreso económico, y eso es constantemente fomentado por la Unión Europea. En este caso, Bélgica no es uno de los países que mayor afluente de turistas recibe por año a comparación de las grandes potencias, pero su crecimiento en esta rama es innegable, y si se tienen en cuenta a los sitios más frecuentados por el turismo que arriba a esta nación, no se puede dejar de lado a la Grand Place de Bruselas, una de las plazas más reconocida en el su mundo por su majestuosidad.


Imagen Sobreturismo

Esta joya arquitectónica situada en la capital de Bélgica posee unas dimensiones extraordinarias por ser una plaza ya que alcanza los 110 metros de largo por 68 de ancho. Los edificios que rodean a la zona poseen toques de arte renacentista, visible en los elementos flamencos, neoclásicos y góticos que predominan en este paisaje urbanístico. El Ayuntamiento de esta metrópoli se destaca ante el resto de las edificaciones que rodean a la plaza, y su característica principal es el inmenso campanario de 96 metros de altura. En los lados restantes se encuentran los comerciales gastronómicos, la Mansión de Roi y el Palacio de los Duques de Brabante.

Sin embargo, el atractivo más llamativo y cautivante de la plaza es que en cada agosto de los años pares, en el centro geográfico de esta plazoleta se establece una alfombra de flores de 25×75 metros, que en su mayoría son de plantas de begonia provenientes de zonas tropicales y subtropicales.

Etiquetas: , , ,