La principal atracción dentro de la catedral de San Vito, y que normalmente está llena de gente, turistas de todas partes del mundo, es la Capilla de San Venceslao.

La misma se extiende hasta el crucero sur y que sólo se puede ver desde la puerta de entrada, ya que no se puede entra en ella. Fue construida por Meter Parler en el emplazamiento de una rotonda románica del siglo X, donde estaba enterrado Venceslao, santo nacional. Para estar a la altura de la importancia que tiene el culto a Venceslao, la decoración de este lugar sagrado es excepcionalmente espléndida: los frescos de las paredes, decorados con piedras semipreciosas y bezantes de oro, representan la pasión de Cristo (en la mitad superior) y la historia de Venceslao, príncipe de Bohemia (en la mitad inferior). Una puertecita conduce a la cámara del tesoro, custodiado bajo siete llaves que se guardan en siete instituciones diferentes. Las joyas sólo se exhiben n ocasiones especiales.

Las tres capillas centrales del coro, detrás del altar principal, contienen las tumbas góticas de los príncipes y reyes de la dinastía de los Premysl, obra de los albañiles de Meter Parler. A la izquierda del coro hay una estatua del cardenal Von Schwarzenberg de rodillas, del escultor checo Josef Myslbek (1848-1922), quien también creó el monumento a Venceslao de la plaza que lleva su nombre.

Etiquetas: ,