Al conjunto de islas ubicadas al norte del continente europeo, en la antigüedad se las llamaba Britanias, a la más importante en cuanto a tamaño se la bautizó como Gran Bretaña, su historia se remonta a los comienzos de la civilización ya que en ella encontramos monumentos megalíticos, que llegan a nuestros días envueltos en el misterio como es el caso de Stonehenge (2000 a 2500 a.C,  aprox), uno de los monumentos hechos por el hombre, de la Edad de bronce, sobre el que se tejen infinidad de historias, llegando hasta las extraterrestres.

En Yorkshire se encuentra otro testimonio antiguo que es el centro mesolítico de Maglemosiense de Star Carr, que data de aproximadamente 7500 a.C, siendo la primer cultura de la que se tiene data, continuando los Tardenosienenses y lo Azilienses, éstos últimos en las costas.

Así se fueron sucediendo culturas a través de la Edad del Bronce, donde las agrícolas y cazadoras comenzaron a desplazarse por grupos llamados del Vaso Campaniforme, dedicados al comercio, así las otras actividades pasaron al plano secundario, atribuyéndole a cultura el santuario de Avebury y Silbury Hill, los monolitos Callanish (1700 a.C).

Para el siglo VI a.C Britania se encontraba poblada por los Celtas y los Pictos, grupos de pueblos que habitaban también en el centro y oeste de Europa, llevando su cultura a las islas, hasta el siglo I a.C.

Hacia el siglo V d.C, Inglaterra es conquistada por los anglosajones (antiguos pueblos germánicos), para la Edad Media la monarquía se caracteriza por su poder e influencia, y se encuentra organizada territorialmente en Condados, con la existencia de una fuerte Cámara de Comunes, en relación al la Cámara de Lores, donde la Iglesia representaba un institución poderosa, avocada a la cultura y al trabajo social, estructurada en monasterios y parroquias.

La lengua inglesa recibe las influencias del sajón, latín, normando y del francés, hasta el 1350, donde toma forma el Inglés.

Inglaterra atraviesa por la famosa Peste Negra hacia el 1348, que al igual a toda Europa diezma a su población, llevándola casi a la mitad y afectando a todas las actividades humanas.

Inglaterra cambia su economía y se transforma en una exportadora de Materias Primas e Importadora, dejando de ser un sistema colonial en la Edad Media, dedicándose a la exportación de tejidos, realizados por tejedores flamencos e importando todo tipo de productos manufacturados y accesorios de lujo.

Londres pasa a ser el eje del comercio, llegando a tener una población de 80.000 hab., aprox., hacia el año 1500, quedando instalada en Westminster la sede del Parlamento y la Corte de Justicia. Continuará.

Imágenes: flickr 123

Etiquetas: ,