La celebración de la Semana Santa en tradiciones y costumbres que se encuentran tan arraigadas en el sentir del pueblo griego.

El jueves y viernes Santo son días de duelo, procesiones y ayuno. Esto último es respetado por una gran cantidad de personas que realizan un ayuno total o parcial. El jueves Santo a la noche se adorna el Epitafio con delicadas flores blancas para que al día siguiente pueda recibir al cuerpo de Jesús.

El viernes Santo es el día más venerado y se vive con mucha pasión el sufrimiento divino. Es habitual tomar una sopa de sésamos y lechuga o lentejas con vinagre. En Naupactos es una tradición marchar en procesión hasta el puerto adornado con numerosas antorchas que lo iluminan. Las luces conforman una cruz propiciando una vista apasionante. En Etoliko, miles de peregrinos visitan el Templo de la Dormición de la Virgen María que alberga al Epitafio que data de los siglos XIV y XIII.

El sábado de gloria, se concurre a la Iglesia por la noche esperando la luz de las velas que representa la resurrección de Cristo. Las velas y las lambadas se traspasan de persona a persona.

El festejo final se realiza el domingo cuando las familias se juntan a celebrar con una gran comida que incluye el cordero asado y los huevos rojos cocidos preparados y pintados el jueves Santo. La música y las danzas endulzan los ambientes con un clima de alegría. Una costumbre muy habitual en gran parte de Grecia central es la realización de “fosas”. Se trata de la preparación de una hoguera prendida con la llama de los cirios. En la pira se asan muchos corderos al mismo tiempo y se ofrecen huevos, vinos y dulces.

Etiquetas: , , , , , , ,