Un área protegida no es un pedazo de tierra que no estamos autorizados a disfrutar, sino al contrario, la protegemos para que no se deteriore y tanto hoy como nuestras generaciones futuras puedan observar la vida y maravillas geológicas de estas zonas.

Un área protegida se define como una zona de tierra y / o mar especialmente consagrada a la protección y conservación de la diversidad biológica, y de la riqueza natural y los recursos culturales asociados.

Al declarar una zona protegida, aseguramos a nuestras generaciones el “derecho” a disfrutar de la naturaleza virgen. Las áreas protegidas pueden llegar a ser de especial interés para los viajeros que visitan un país. Incluso existen multitud de sitios, como por ejemplo Islandia, donde su principal atractivo turístico son sus tesoros naturales.

via flicker: Parque de Yellowstone

Así, los turistas pueden visitar las áreas protegidas y disfrutar de lo que tienen que ofrecer, siendo reclamo importante para seguir protegiendo estas zonas. Al mismo tiempo, nosotros los visitantes debemos cumplir con las normas para su adecuada y segura conservación. Ahí es justamente donde nuestro sentido común y responsabilidad entra en juego para hacernos partícipes de la protección de estas áreas. Pues es nuestra obligación respetar y hacer que se respeten, mediante su denuncia y llamada de atención, las directrices que los expertos pautan para la visita de áreas protegidas.

via flicker: Parque de Aconcagua, Argentina

Siempre se puede ir a un buen hotel, incluso hoteles económicos si uno no quiere pasar la noche al aire libre en una carpa, o si justamente lo que no quiere es modificar el paisaje con nuestros residuos.

Desde Viajered en general alertamos sobre este tema que nos ha preocupado en varios de nuestros viajes realizados, pues aunque en general los viajeros se alarman cuando un grupo de japoneses les da por saltarse la cuerdecilla del templo X y hacerse fotos subidos en las cabezas de las esculturas o tocar como si les fuese la vida pinturas de hace 800 años, lo que hemos observado es que esta sensación de alerta es menor o incluso inexistente cuando se trata de espacios naturales.Esperemos que esta mentalidad vaya cambiando y seamos parte activa y promotora en la protección de nuestro planeta.

Etiquetas: , , , , ,