A LO LARGO Y ANCHO DE LOS PAÍSES QUE FORMAN LA UNIÓN EUROPEA, SIN DUDA ALGUNA HAY UNA GRAN CANTIDAD DE GRANDES DESTINOS EN CUANTO A EXTENSIÓN, Y MUCHAS OPCIONES MAYORITARIAS COMO CAPITALES DE PAÍS, PERO LA GRANDEZA NO LA HACE TAN SÓLO EL TAMAÑO. PRECISAMENTE DE ESO VA LA ACTUALIZACIÓN DE HOY, QUE PRETENDE CUBRIR ALGÚN CASO DE CIUDAD QUE SI BIEN ES PEQUEÑA, TIENE UN ENCANTO ESPECIAL POR OTRA SERIE DE FACTORES, ASÍ QUE NOSOTROS QUEREMOS ROMPER UNA LANZA A FAVOR DE ESTE TIPO DE DESTINOS TURÍSTICOS QUE NO SUELEN SER BARAJADOS COMO PRIMERA OPCIÓN, PERO MERECEN LA PENA.

Como no puede ser de otra forma, hay múltiples destinos pequeños, no tan conocidos, y que tienen mucho encanto, por lo que todos y cada uno de ellos merecen la pena ser descubiertos, pero lamentablemente no podemos tratar de abarcar mucho a la vez, así que nos centraremos en un único ejemplo. Eso sí, que nadie dude que habrá más ocasiones en las que dedicaremos alguna actualización a recomendaros este tipo de lugares y hablaros sobre sus virtudes, para que ninguno de ellos se quede sin su merecida oportunidad. Dicho esto, vamos a comenzar a ver el caso que nos ocupa en estas líneas.

LA CAPITAL DE VIZCAYA

En efecto, tal y como ya podías haber visto en el título principal de esta entrada, hoy vamos a hablaros de Bilbao,  pequeña pero hermosa ciudad que es la capital de Vizkaya, o Bizkaia como también se le llama en el resto de la península, y que está en el norte de España. Por si os estáis preguntando por qué motivo hemos elegido esta ciudad, la respuesta es bastante sencilla: por la belleza que tiene su entorno urbano rodeado de montes, por la hospitalidad de su gente, por su rica gastronomía y por su curiosa mezcla que conjuga la tradición industrial junto con una renovación de imagen hacia la vertiente turística y de servicios, además de por ser una ciudad multicultural y cosmopolita. Sin duda, estamos convencidos de que si decidís probar a dejaros caer por ella, aunque sea dos o tres días, quedaréis encantados con la experiencia vivida y acabaréis recomendándoselo a vuestros familiares y amigos.

 

Ahora que tenéis la explicación de por qué Bilbao es una ciudad que nos gusta, lo suyo es pasar a lo más útil, que es hablar de algunas de las cosas más interesantes para visitar y hacer en el botxo, que es como se llama en Euskadi cariñosamente a esta ciudad, que en euskera significa agujero, haciendo alusión a su ubicación entre montes.

 

Sin ir más lejos, y por comenzar por lo más habitual, qué mejor que una sesión cultural por el museo Guggenheim o el museo de Bellas Artes, seguido de un paseo por la Gran Vía de Bilbao o el paseo de la ría. Para continuar, es más que recomendable un vistazo a algunas de las maravillas arquitectónicas de la ciudad, como el ayuntamiento, la catedral de Begoña o algún edificio obra de Gaudí.

Otra de las cosas más habituales y recomendables para todo turista, es no dejar pasar la ocasión de perderse por el Casco Viejo de la ciudad, llamado también las siete calles, donde la gente va frecuentemente a practicar el arte del poteo, que es tomarse unos vinitos y comer todo tipo de variedad de pinchos.

Si lo que queréis es fiesta, dependerá un poco de vuestros gustos, pero, a grandes rasgos, está la zona rock en la calle Iturribide, una zona “pija” por Indautxu y, finalmente, para los que buscan música comercial y pachangueo en pubs, está la famosa calle Mazarredo. ¡Como podéis ver, opciones no faltan!

 Bilbao, la ciudad. La mirada mágica.

Otros artículos sobre Europa:

Un viaje sorprendente por Rotterdam.

Viaje a Malta contado por los bloggers.

Conoce Gran Canaria.

 

 

Etiquetas: , , , , , ,