Tras dejar atrás Malsarforno, y con el solecito apretando, hemos puesto rumbo al sur de la isla de Gozo, hacia un pueblo costero llamado Xlendi.

Sus tres calles están llenas de restaurante veraniegos y tiendas de flotadores. Por uno de los laterales de la cala puedes subir por el acantilado y disfrutar de las vistas de la Bahía de Xlendi con sus aguas turquesa, y si continúas por el sendero llegarás a una cueva donde rompen las olas.

Aunque lo mejor sin duda, es elegir uno de los numerosos banquitos a lo largo de las rocas de la parte izquierda de la playa y pegarse un chapuzón en esas fresquitas aguas. Lástima no haber traído las gafas de Snorkel porque la visibilidad era espectacular.

Etiquetas: , , ,