Vilnius es la capital de Lituania y su ciudad más popular. Su centro originario se remonta a un fuerte edificado sobre la cima de una colina del Ducado de Lituania. Será el rey de Polonia y gran duque de Lituania, Wladyslaw II cuando en 1387 le otorgue a Vilnius el derecho de ser ciudad. En la Edad Moderna, lo que es la ciudad antigua, cuya fundación data del 1323, fue rodeada de muros y dotada de nueve puertas y tres torres. En 1994 su centro histórico es declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Lugares que merecen ser contemplados en Vilnius, la Torre de Gediminas, auténtico emblema de la ciudad y de Lituania, llamada así en honor al fundador del Ducado de Lituania;  la Catedral, ordenada construir en 1251 por el rey Mindaugas; la Iglesia de San Pedro y San Pablo de estilo barroco de la segunda mitad del siglo XVII y la Puerta del Amanecer que tiene un icono de la Virgen María con atribuciones milagrosas. Aunque si lo que se quiere es imbuirse de la capital lituana, nada mejor que recorrer el casco viejo, que tiene más de 70 calles estrechas y el barrio judío.

Imagen: Wikipedia

A menos de 30 kilómetros de Vilnius, al oeste se encuentra Trakai, ciudad de obligada visita. Conocida como la “ciudad sobre el agua”, fundada en el siglo XIV está enmarcada en un lugar onírico, rodeada completamente por el lago Galve. El símbolo de Trakai es su castillo de estilo gótico y ladrillo rojo mandado construir por Gediminas en 1320 para proteger la ciudad de los ataques por parte de los cruzados, además de ser residencia para los duques lituanos. Situado a 2 kilómetros de la ciudad, su acceso sólo se puede realizar mediante una pasarela que hay sobre el lago.

Imagen: Imageschack

Etiquetas: , ,