La ciudad de Barcelona, en España, además de sus múltiples atractivos, es la poseedora de la Catedral más original del mundo. Hablamos por supuesto de la Catedral de la Sagrada Familia, obra del gran Antonio Gaudí. Este arquitecto arrebatado por la imaginación, creó este hermoso edificio con piedra, acero y hormigón y el inagotable caudal de su arte. Sólo se le equipara la catedral de Milán (ver hoteles en Milán)

La Catedral de Barcelona (ver hoteles en Barcelona), financiada por la Asociación Espiritual de Devotos de San José, fue concebida en un principio como un homenaje a San José y a la Sagrada Familia. Para llevar a cabo esta empresa se adquirió un solar, y el arquitecto diocesano Francisco de Paula elaboró unos planos. Posteriormente, en 1882, se colocó la primera piedra de lo que sería una de las obras de arte más famosas y comentadas del mundo. Al poco tiempo de iniciada la obra, el arquitecto De Paula es despedido, y se contrata en su lugar al por el entonces joven Gaudí, quien contaba con 31 años. Fue entonces que Gaudí se obsesionó con la obra, a la cual le dedicaría el resto de su vida haciendo cada vez planes más ambiciosos y difíciles de llevar a cabo, y hasta quedándose en innumerables ocasiones a dormir allí, pensando y reviendo los detalles que faltaban.

Detalle de una de las originales escaleras diseñadas por Gaudí

Obra inacabada, monumento muy visitado

La obra provoca opiniones diversas, en muchos casos antagónicas. Nadie sabe a ciencia cierta cuál es el estilo que Gaudí utilizó para la misma, ya que no existen precedentes del mismo. A simple vista pareciera que predomina el estilo gótico, pero en varias áreas del edificio se puede apreciar algo de art nouveau, y despiertan en los observadores gran curiosidad las columnas torcidas y ramificadas como árboles, y las enormes torres horadas que se alzan sobre la nave de la Catedral.

Gaudí agrandó las dimensiones previstas en un principio para la iglesia, dotando a la misma de una capacidad para 3.000 personas aproximadamente. Tan sólo la cripta, de estilo puramente gótico y con ambientación naturalista consumió diez años de arduo trabajo.

Podemos observar a simple vista las torres, que se alzan simbolizando a los doce apóstoles, los cuatro evangelistas, la Virgen María, y a Cristo, para quien se alza la torre más alta. Los pináculos de las mismas poseen incrustaciones de mosaicos y figuras de nácar que representan los atributos episcopales de la cruz, la mirra, el báculo y el anillo. Las palabras “Hosanna” y “Excelsis” se pueden leer en líneas verticales alternas. Las tres fachadas de la Catedral aluden al nacimiento, la muerte y la resurrección de Cristo. Sobre la puerta principal podemos observar una hermosa representación de la coloración de la Virgen María.

Portal de La Sagrada Familia

La decoración cuenta con figuras de animales, plantas, y en cada rincón de la Catedral podemos hallar variadas esculturas. Las cuatro agujas de la fachada oriental, de 100 m. de altura, fueron lo último que construyó Gaudí, quien falleció en 1926. Sólo pudo ver terminada la torre que da al sur, dedicada a San Bernabé. Luego de su muerte, las obras continúan, interrumpiéndose por un tiempo debido a la Guerra Civil Española.

Quienes han apreciado esta genial obra arquitectónica concuerdan en que es una de las más hermosas del mundo. Por la noche es sobrecogedora, sobre todo cuando por la noche se ilumina el interior de la Catedral, y de la piedra horadada y los vitrales la luz se filtra casi mágicamente. Es en ese entonces cuando el maestro Gaudí transmite al visitante el mensaje de Cristo: “Yo soy la luz del mundo”.

Si buscas alojamiento puedes visitar nuestra sección de recomendaciones de hoteles en Barcelona.

TE PUEDE INTERESAR:
BARCELONA, LOS MEJORES HOTELES
DÓNDE COMER Y SALIR POR LA NOCHE EN BARCELONA
LOS SITIOS MÁS ROMÁNTICOS Y VIP EN BARCELONA
BARCELONA Y SU PLAZA DE ESPAÑA

Etiquetas: , , , , , , , , ,