Photobucket

Esta ciudad de Polonia plagada de una historia que incluye pobreza en un pasado no tan lejano comunista es hoy en día algo muy diferente que la imagen que tenemos de esa historia. Ofreciendo muchas oportunidades de turismo y lugares por conocer, Varsovia no es más que un testimonio de vida que honra a todos sus antepasados pero que mejora con los años. ¿Por qué este pueblo lleva en su sangre una historia tan dura? Porque muy poco despues de la segunda guerra mundial en Varsovia no quedaban casi personas, muchas habian muerto durante la guerra o habían viajado a otros países para refugiarse y sobrevivir a esa guerra, un tercio de su población era judía y sufrió una de las matanzas más grandes durante la época de holocausto. Con mucho esfuerzo y dedicación el gobierno comunista que sucedió luego de la guerra se encargó de reconstruir esta abatida ciudad. La UNESCO supo reconocer este esfuerzo realizado por el gobierno y en la década de los 80 le dio el titulo de Patrimonio de la Humanidad a la vieja ciudad de Varsovia.
Lejos quedó ese clima frió y gris que podía verse en la ciudad, lejos quedaron las muertes y la destrucción y otro es el clima que se respira en el aire. Con una vida noctura de lo más entretenida y diversa, la ciudad de Varsovia está más que preparada para ofrecerle al mundo todas las chances de turismo que saben ofrecerle otras ciudades. Doble mérito tiene este hecho teniendo en cuenta los duros momentos que tuvo que pasar. Aquellos que esten listos para disfrutar las delicias del pueblo polaco puede prepararse para recorrer sus restaurantes más famosos durante la noche, ya que es el momento del día donde la ciudad cobra vida y se encarga de alojar a todos los viajeros que quieren pasar una agradable y divertida noche. Si prefieren la tarde y las atracciones durante el día la ribera izquiera de la ciudad es la que más posibilidades trae siendo La Rura Real el lugar más transitado y que más turistas atrae.

Etiquetas: ,