El increíble y soñado pueblo de Montreux es uno de los más pintorescos de Suiza y de Europa. Con sus antiguas casas que conservan hasta hoy sus estructuras medievales, su vista al lago Ginebra, sus Alpes como contorno de la ciudad y sus valles florecidos, se convierte anualmente en la residencia soñada de miles de visitantes de todo el mundo. También llamada “la tierra de cuentos” por su increíble y antigua arquitectura, Montreux ofrece las más cálidas comodidades para unas pacíficas vacaciones entre castillos.

El Chàteau de Chillon es uno de los monumentos más visitados de Europa y se encuentra en Montreux. Es un increíble castillo medieval construido en el siglo XXIII. Cuenta con un enorme predio que limita con el lago Ginebra y que se extiende hasta el centro de los valles de Veytaux. Para acceder a este increíble castillo se puede llegar en automóvil y visitarse durante todo el día, todo el año. Es sin lugar a dudas la atracción turística más grande del pueblo y también una de las más imponentes del país.

Los platos de Montreux pueden degustarse sobre todo en la zona costera, en donde se encuentran los tradicionales salones de almuerzo, casas de te y bares antiguos. El ambiente de estos espacios es muy íntimo y pequeño lo que brinda la sensación de estar en una tierra soñada hecha a la medida de cada turista. Se pueden probar los increíbles mariscos, guisados y postres de chocolate. Los licores artesanales también son famosos en este pueblo porque las cosechas de verano permiten todo tipo de elaboración de bebidas a base de frutas y hierbas.

La atención personalizada del pequeño hotel central así como también el alojamiento en departamentos, casas y cabañas, es de las más acogedoras y cómodas de todo Suiza por tratarse de un pueblo casi sin cambios en los últimos 50 años que recibe a sus visitantes como si fueran de la familia. Montreux es un sitio ideal para volver a sentir que las tierras de ensueño existen y sobre todo que unas vacaciones en ellas son tan cálidas como inolvidables.

Etiquetas: , ,