La Semana Santa en Suecia es mucho más conocida como Pascuas y se asemeja más a los festejos de Halloween norteamericanos que a las celebraciones religiosas de países como España o Italia.

A partir del jueves Santo, las calles se ven invadidas de niños disfrazados con escobas en la mano que salen a tocar las puertas de las casas en busca de dulces. Esto obedece al viejo folklore de la cultura sueca según el cual durante Semana Santa las brujas volaban con el diablo Blakulla en escobas hacia los campanarios. Por eso también es tradición durante la víspera de Semana Santa encender las hogueras y gritar para espantar a las brujas.

Los supermercados y negocios de chocolate se llenan de gente que aprovecha al máximo todas las ofertas de dulces, en especial los huevos de chocolate. Los huevos de pascua tienen una extensa historia en Suecia. En las tumbas de Gotland se hallaron huevos de color arcilla que posteriormente fueron pintados de color rojo y amarillo en representación de la puesta y la salida del sol.

Durante la mañana del viernes Santo, se acostumbra a recordar el sufrimiento de Jesús tirando ramas de abedul decoradas con plumas de colores vívidos. El domingo de Pascua, las familias se reúnen para darse un banquete junto a la hoguera, los huevos y el cordero de pascua que representan la fertilidad de la primavera y el renacimiento del año. Además del cordero, una comida tradicional para estás épocas es un bollo de pan dulce que es rellenado con mazapán y nata montada.

Etiquetas: , , , , , ,