Si te interesa la cultura y la historia europea, o simplemente te gusta conocer lugares que forman parte de la formación de miles y miles de generaciones, sin duda este Castillo va a resultar uno de los recorridos más interesantes del continente. Muchos se preguntarán que esconde el castillo ubicado en la ciudad de Edimburgo para tener en su haber un gran porcentaje de las visitas turísticas que tiene Europa, simplemente se trata de una perfecta combinación de diversas culturas e historias que se encuentran impregnadas y conservadas para la posteridad en diversos museos que se encuentran en el interior de esta fortaleza.
Si uno ve la pintura realizada por Alexander Nasmyth en el año 1780 del Castillo de Edimburgo podrá ver como el pintor captura en su cuadro los muros de la fortaleza más importante de Escocia, la neblina de las montañas y los caballos y carrozas esperando en la parte inferior de esta inmensa construcción. Un escenario que hoy en día nos parecería salido de una aventura fantástica épica de algún escritor contemporáneo, en realidad formaba parte de la realidad y el estilo de vida que se vivía en Escocia en esa época y del cual el Castillo de Edimburgo formaba una parte esencial.
Entre los lugares que pueden visitarse en su interior en la actualidad se encuentra el salón de Los Honores de Escocia, donde se encuentran en exposición los objetos más importantes de la realeza escocesa. La piedra de Stone ubicada en otro salón, lugar donde se coronaban a los reyes del país y El Memorial Nacional de la Guerra de Escocia, un museo que revive las batallas más importantes del pueblo escocés.