Al igual que el resto del conjunto del castillo, este palacio también lo edificaron muchas generaciones de soberanos. Se construyeron nuevas plantas sobre los muros originales, que ahora quedan por debajo del nivel del patio. Un paseo por el edificio actual le permitirá comprender el pasado del castillo.

Pase por delante de la fuente adornada con un águila y desde el patio suba la escalera que conduce a la antesala. Inicie aquí el paseo por el palacio, que hasta el siglo XVI fue residencia de los monarcas checos, las tres primeras habitaciones situadas a la izquierda de la entrada albergan la Cámara  Verde, un antiguo tribunal y el Salón de Audiencias con un fresco en el techo, El Juicio de Salomón. Más adelante están el dormitorio de Ladislao y los archivos de los antiguos Registros de Tierra.

Salga de la antesala y entre en el Vladeslaský sál (Salón de Ladislao), llamado así en honor del rey Ladislao II. Este impresionante salón del trono, de estilo gótico, fue construido por el arquitecto Benedit Rieth entre 1493 y 1502. Bajo sus columnas de 13 metros de altura se celebraron numerosas coronaciones y torneos. Justo a la derecha de la entrada de este salón hay otra ala de edificio. Siga por la misma planta y llegará a la Cancillería Bohemia. En la primera habitación hay una maqueta que muestra el aspecto del castillo en el siglo XVII y lo compara con el complejo actual. Atraviese una puerta renacentista y entrará en la oficina del antiguo gobernador imperial.

Subiendo por una escalera de caracol, llegará a la cancillería del Consejo Imperial, situada encima de la Cancillería Bohemia. Durante el reinado de Rodolfo II el imperio se gobernaba desde aquí.

Etiquetas: ,