Thingvellir fue declarado parque nacional en 1930. Se aprobó una ley que designa a Thiingvellir como “un santuario nacional protegido para todos los islandeses, perpetua propiedad de la nación islandesa en virtud de la preservación del parlamento, nunca para ser vendidos o hipotecados.”

via flicker, Islas de Thingvellir

Las medidas tomadas en Thingvellir se inspiran en las pautadas en los parques nacionales establecidos poco antes en los Estados Unidos para frenar los cambios al medio ambiente natural como consecuencia de la invasión de colonos. Los parques nacionales conservan grandes zonas deshabitadas, que la gente pueda visitar y disfrutar – pero no modificar o desarrollar.
Hoy en día, Thingvellir es uno de los sitios más visitados en el país.

Cada año, miles de visitantes van allí para conocer mejor Islandia y descubrir uno de los mayores centros histórico, a la par que sus tesoros naturales. Si buscas bien puedes conseguir hoteles baratos donde alojarte.

Una de las actividades que se pueden desarrollar en este parque es, aunque parezca raro, el buceo. El buceo está permitido en dos divisiones sumergidas del Parque, Silfra y Davíðsgjá. Silfra es uno de los mejores lugares para el buceo en Islandia y muchas personas encuentran la fisura única a escala internacional.

La razón de su fama es la sorprendente visibilidad en la clarísima (y helada) agua subterránea y los magníficos alrededores. Davíðsgjá se encuentra en la parte nororiental de lago Thingvallavatn. La fisura se encuentra en el lago en sí y para alcanzarla hay que nadar a cierta distancia.

via flicker, Thingvellir en invierno

 

Si lo tuyo no es el buceo, puede realizar muchas otras actividades al aire libre como descubrir los senderos que se extienden por todo el Nacional Park.

Los paseos a caballo están permitido a lo largo de los antiguos caminos de la brida Langistígur, Skógarkotsvegur y Nýja-Hrauntúnsgata, mientras que otros senderos están destinados exclusivamente a los paseantes.

Etiquetas: , , , ,