Hay famosas murallas a lo largo y ancho de todo el planeta, de distintas culturas, de distintos tiempos, de distintas influencias, pero todas con el mismo objeto, protegerse de algo o algunos. Algunas, la mayoría, construidas toscamente sin ningún oficio artístico que no causa ninguna gracia al mirarse –verdaderamente esta cualidad no es muy necesaria, sabiendo que las murallas sirven para proteger y no para embelesar al mirada-, pero existen excepciones que piensan –eso quiero creer- en los habitantes futuros, para que puedan disfrutar de un legado arquitectónico de mucho oficio y utilidad. Gran cantidad de murallas de allí a la actualidad son caducas a sus objetivos, están caídas o están tan endebles por el transcurso de los veranos que sirven sólo para ser apreciadas.

Suomenlinna (en finadles, “castillo finlandés”) no es sólo una muralla como las aludidas líneas arriba sino una fortaleza imponente que bordea seis islas de la capital del país finlandés, Helsinki.; aunque antes de ir allí debes buscar hotel para hospedarte tranquila y relajadamente.

Aunque se encuentra en terreno de Finlandia, su construcción fue iniciada en el siglo XVIII, exacto en 1748, por el gobierno sueco en pos de contrarrestar la expansión rusa que no perdonaba ningún terreno como potencial colonia de su imperio.

Todo un historial de guerras han pasado por sus bordes, la invasión rusa se logró dar en 1909, asimismo la guerra civil del propio país de Finlandia en 1918, en la cual se utilizó este amurallado como campo de municiones.

Actualmente, especialmente en verano, esta zona se recarga de población por los varios turistas que llegan a esta bahía de recorrido histórico civil, además que contemplan la belleza de su precisión y construcción cerca de las peligrosas olas de Helsinki.

No es sólo un amurallado de costa sino que son 6 islas, prácticamente amorfas, cuyos relieves están forrados de piedras enormes que constituyen una fortaleza alta e infranqueable. Además, algunas partes también pueden disfrutarse como balnearios, haciendo de la experiencia de su visita mucho más completa, ya que justamente en la época de verano es cuando la afluencia de visitantes es mayor, por mucho margen, a cualquier etapa del año. Entonces se puede visitar un importante lugar turístico cultural e histórico y de pasada darse un chapuzón en lejanas aguas, no siempre proclives a este placer, como son las naturalmente frías aguas de Escandinavia.

En épocas de invierno, este es un pequeño poblado de solamente 850 pobladores, que ocupan sólo un pequeño rincón de las varias islas que componen este muy interesante atractivo de turismo.

Fotos: Flickr

Etiquetas: , ,