Debajo de la tres ventanas renacentistas de la estrecha pared del salón de Ladislao hay una escalera que conduce a la capilla de Todos los Santos; esta capilla contiene tres admirables obras de arte: el trípico de los Ángeles, de Hans von Aachen; en el altar mayor, el cuadro de Todos los Santos, de Václav Vavrinec Reiner, y, en el coro, una seria de cuadros de Dittmann que representa 12 escenas de la vida de san Procopio que está enterrado en la capilla.

La siguiente habitación que sale del salón de Ladislao es la Sala de la Dieta, en la que se reunían los Estados Bohemios y el Tribunal del Reino. El trono real y los muebles datan del siglo XIX. A la izquierda del trono se puede ver el tribunal del principal juez auxiliar, de estilo renacentista. La pared esta decorada con los retratos de los reyes de la dinastía Habsburgo.

La última habitación abierta al público en esta sala es la Oficina de los Nuevos Registros de Tierras, cuyo techo y paredes están decorados con los blasones de los funcionarios de los registros del reino.

La escalera de los jinetes, construida para que los monarcas y sus invitados pudieran participar en las bulliciosas fiestas que se celebraban a caballo, como las justas, conduce a la parte más moderna del palacio. Puede acceder a los pisos inferiores y después continuar su paseo por la derecha, bajando a los niveles del palacio de estilo gótico temprano. En el nivel más bajo se encuentra el palacio romántico.

Etiquetas: