Desde hace unos días te venimos mostrando una buena ruta por el viejo continente si desde España quieres acercarte a presenciar la prueba del campeonato mundial de F1 que se celebra en el circuito belga de Spa, aunque sin este objetivo precisamente, este viaje puedes ser la excusa perfecta para conocer bellas ciudades de Europa en una ruta inolvidable, y en coche, sí, porque así es como se conocen mejor los lugares y se vive mejor la esencia de una aventura de este tipo.  En nuestra última entrada nos encontrábamos admirando la belleza de Brujas, y llegado el momento de abandonarla, no sin mucha pena (te lo aseguramos), lo mejor es hacerlo para contemplar otra preciosa ciudad belga: Gante.

De Brujas a Gante, ruta por la esencia de Flandes

Si Brujas resultaba un deleite para la vista no puede decirse menos de Gante. De una a otra ciudad belga apenas necesitaremos 50 minutos en coche, pero aunque hubieran sido 5 horas merecerían la pena. Gante respira un ambiente propio de ciudad universitaria, por lo que tiene una vida nocturna intensa, pero su patrimonio histórico no se queda atrás.  Tendrás que dejar espacio en la tarjeta de memoria de tu cámara, porque sin duda querrás inmortalizar todos sus rincones, pero quizá el más representativo será la postal que ocupan en todas las guías de viajes las calles Korenlei y Graslei  (imagen superior).  Ambas calles suponían el muelle de entrada de su viejo puerto, y un centro neurálgico de la actividad comercial de Europa en la Edad Media. El paseo llama más la atención por la originalidad de sus casas, muchas de ellas han sufrido una profunda restauración ya que son propiedades que poseen (algunas) más de 600 años de antigüedad, pero aun así han sabido conservar la esencia de los siglos a los que pertenecieron, XV y XVI.

Algunas de las más famosas y representativas son Eerste Korenmetershuis o Gildenhuis van de Metselaars, aunque ciertamente toda la zona es digna de admirar, incluido el puente de San Miguel, llamado así porque se encuentra cercano a la Iglesia de San miguel (siglo XV), verdadero mirador de toda la belleza de Gante y desde el que no dejarás de hacer fotografías. Además de estas zonas, y siempre paseando, será posible llegar a los monumentos más bellos de la ciudad. Entre ellos destacan el Castillo de los Condes de Flandes, céntrico, y en el que todavía puede admirarse el foso que le sirvió como defensa, y la Catedral de San Bavón, en cuyo interior pueden encontrarse obras de artistas de la escuela flamenca como rubens o Pourbus “El viejo”.

Y como querrás descansar nada mejor que hacerlo en alguno de los magníficos hoteles que podemos encontrar en la ciudad. Tenemos, por un lado, el Ibis Kathedraal, para aquellos viajeros que no quieran emplear todo su presupuesto en el alojamiento, habitaciones sencillas pero bien acondicionadas.  Situado cercano a las principales atracciones turísticas de la ciudad.

A menos de 3 minutos de Graslei precisamente tenemos el hotel De Flandre, o si lo que queremos es culminar una visita redonda a Gante la mejor opción es el Marriot Ghent, en el centro, próximo a todos los lugares de interés y dotado de todas las comodidades para el viajero más exigente.

Recomendamos una estancia en Gante de 2 días/1 noche.

La próxima visita nos llevará a Amberes, te esperamos.

Ruta F1 hacia el circuito belga de Spa, primera etapa

Ruta F1 hacia el circuito belga de Spa, segunda parte

– Los puentes colgantes, una atracción turística interesante

Etiquetas: , ,