En el mundo se celebran diversas competiciones de motor, las más conocidas son las de Motociclismo y Fórmula 1. La amplia diversidad de campeonatos, dentro de ambos mundiales, permite que muchos ciudadanos del planeta encuentren un circuito cercano a su residencia; otros seguidores mucho más fieles y aventureros se disponen cada año a seguir alguna ruta para conseguir llegar hasta uno de esos circuitos míticos y que suponen todo un espectáculo para el aficionado. Dentro de la Fórmula 1 hay varios circuitos especialmente relevantes, son por ejemplo Mónaco, Monza (Italia) o el de Spa, en Bélgica, todos ellos dentro del continente europeo, aunque hay muchos y cada uno de ellos tiene un simbolismo especial.

Justo en estos días se celebra ya la prueba de velocidad dentro del circuito monegasco, el de Italia se disputará el próximo mes de septiembre, al igual que el de Bélgica, aunque este último casi nunca se “mueve” del calendario del mes de agosto. Hay una peculiaridad de estos eventos, y es que exigen una gran planificación previa, primero porque suponen alejarse unos cuantos cientos de kilómetros y, como buen viajero, uno quiere además conocer a fondo los lugares por los que pasa su ruta. Segundo porque las entradas a estas pruebas del motor se ponen a la venta y adquirirlas con muchos meses de antelación, al igual que hay que hacer las reservas de los hoteles cercanos,  y esto requiere tenerlo todo muy claro desde el principio y cuadrar bien fechas con vacaciones, de lo contrario habremos hecho una gran inversión (nada de esto es barato) para nada.

Así que de cara a que todo lo puedas tener bien estructurado, hoy vamos a empezar a detallarte como sería una ruta europea que nos llevaría a conocer destinos míticos y preciosos dentro de Europa que finalmente nos conducirían a uno de esos circuitos antes mencionados. El elegido ha sido el circuito de Spa-Francorchamps, en Bélgica.

Primera parada, París.

Como buena ruta por Europa, resultaría difícil, muy difícil, dejarse atrás París. ¿Desde dónde partiríamos hasta llegar a la capital de Francia?, nosotros hemos realizado esta ruta partiendo desde Barcelona. De la ciudad condal hemos preferido tomar un avión a París, y desde allí coger un vehículo en alquiler, prescindiendo a partir de entonces de medios de locomoción externos como el tren o de nuevo el avión. Solo así puede vivirse una ruta con el objetivo de contemplar las ciudades por las que vamos a pasar, y hacerlo tranquilamente, sin pensar en facturar billetes o equipaje por segunda vez, dejando de lado un poco la rigidez de estos medios de transporte y beneficiándonos del factor improvisación que juega en favor de este tipo de viajes.

Aquí tienes un mapa de situación con la ruta escogida:

Las ciudades de paso, partiendo de París que es el punto A del mapa son:

– Brujas (B)

– Gante (C)

– Amberes (D)

– Boncelles (E)

– Circuito de Spa (F)

Ya tenemos claro lo que vamos a visitar y los medios de locomoción con los que contaremos. Mientras nos metemos de lleno en nuestro viaje te dejamos con un vídeo de lo que podrás ver en la capital de la luz y te instamos a seguir leyendo la siguiente parte de nuestra ruta, y al final de este artículo otros post que te pueden interesar.

La costa azul

Organiza tu viaja a Austria

Oporto, la segunda ciudad de Portugal

Etiquetas: , ,