No se pretende quitar la ilusión a ningún turista con ganas de ir a la capital Bávara a beberse unas cuantas “Helles” sino que se descubra que esconde esta ciudad tan preciosa y encantadora y que muchos desconocen.

Munich, alberga preciosas plazas, edificios, buenos restaurantes y por supuesto buena gente. Gran ejemplo de ello, es su plaza principal, Marienplatz, le dejara impresionado. Ésta, se encuentra en el centro de la ciudad, podrá llegar hasta su estación de metro desde casi cualquier punto. Marienplatz está formada por el ayuntamiento viejo y el nuevo, no se equivoque, el ayuntamiento nuevo es el que parece más antiguo y es uno de los edificios más visitados de la ciudad. Muy cerca nos encontramos con Odeonsplatz, Frauenkirche, por el centro también verá Stachus, una plaza con una fuente enorme en verano y una puerta medieval que dirige a Marienplatz. Podrá caminar por la avenida de Universität o ir de compras por la Maximilianstr, una visita obligada son las pinacotecas que engloban obras desde el siglo XIV, pasear por el Palacio de Nymphenburg, y un largo etc. Éstos son solo algunos de los muchos atractivos turísticos que ofrece la ciudad. Pero, si usted sigue interesado en cerveza, no sufra, si visita la ciudad en verano, encontrará muchísimos Biergarten en cualquiera de sus parques. El Englischergarten se encuentra muy cerca del centro y posee algunos Biergarten donde podrá compartir mesa con cualquier alemán de la zona. Aparte, disfrutará de la belleza y tranquilidad del parque y puede visitar la famosa torre china.

Para aquellos enamorados de lo bohemio, el barrio de Schwabing no defraudará. Con estilo Jungstil o art nouveau alemán, sus cafés, restaurantes y su vida nocturna atraparán a más de un viajero. Si sigues buscando algo alternativo, restaurantes vegetarianos, algo de música indie y electrónica o incluso ir al teatro tienes una visita obligada por el barrio de Frauenhof y Sendlingertor.

Si usted es más de deporte que de otra cosa, no puede perderse una visita al Alianz Arena el estadio del Bayern, por supuesto si quiere llevarse bien con los habitantes de Munich solo tiene que comentar que es un fiel seguidor de su equipo y todos serán amigos de usted en minutos y brindarán con usted, con claro, cerveza. Otro lugar que merece su visita es el Olimpia Park, allí se celebraron los juegos olímpicos en el 1972 y hoy en día tiene una torre con un restaurante giratorio desde el cual ver toda la ciudad de Munich.

Sin lugar a dudas, Munich es una ciudad que que enamorará al visitante, no solo se merece una visita en septiembre con la Oktoberfest sino en cualquier momento del año ya sea con nieve o sol o las dos, no cabe duda de que repetirá experiencia.

Etiquetas: ,