Este país que se hizo famoso en el mundo por su singular arquitectura y la delicia de sus chocolates también cuenta con algunos de los destinos turísticos históricos y naturales más atractivos del continente. Si estás planeando un viaje a Bélgica en los próximos meses descubrí qué visitar en esta región que tiene algunos de los paisajes naturales más imponentes del mundo.

Image

Image

El encanto tradicional de Bruges

Bruges es probablemente una de las ciudades más populares y visitadas de Bélgica, desde el siglo XIV que esta ciudad que es símbolo dentro del país resguarda algunas de las obras arquitectónicas más importantes del país. Ni siquiera los grandes productores de Hollywood ignoraron la enorme belleza de esta pintoresca ciudad, siendo escenario de muchas obras cinematográficas Bruges está ya acostumbrada a ser el centro de atención de los turistas y las cámaras. Uno de los sitios que no pueden dejar de visitar es el centro histórico de la ciudad, allí se encuentran algunos de los monumentos y construcciones más legendarias de la región.

Namur, la ciudad y la naturaleza

Si buscan por el contrario un destino que además ofrezca la oportunidad de tener a pocos kilómetros algunos de los paisajes más increíbles de Bélgica su destino ideal es la ciudad Namur. Las famosas montañas de Ardennes que se encuentran a pocos kilómetros representan algunas de las excursiones más realizadas por los turistas que llegan a la ciudad. Castillos y bosques completan el panorama de este destino que se encuentra por muy poco detrás de la popularidad de Bruges. En la parte más urbana de la ciudad uno de los lugares que no pueden dejar de visitar es el famoso Museum of Old Namurois Art, una colección de obras inigualables se encuentra en este museo que es todo un símbolo dentro de Namur.

Brussels, la capital de Bélgica

Brussels tal vez sea la ciudad más internacional de Bélgica, con miles de viajeros que llegan temporalmente por cuestiones laborales la ciudad se alza con muchas posibilidades y comodidades para todo tipo de turista. Una de las contras de esta famosa ciudad es su clima, siempre húmedo y lluvioso suele espantar a muchos de los viajeros que pasan temporalmente por ella. Desde su estilo a su admirable arquitectura el mayor crédito que recibe esta hermosa ciudad es la capacidad que tiene para combinar algunas de las tradiciones más antiguas con la modernidad que tanto la caracteriza. Todo aquél que la visita no puede perderse una excursión a el Grand Place, el Laken Castle o las catedrales de St. Michael and St. Gudula Cathedral.

 

Pero quizá es posible que desees disfrutar de buenos momentos de esquí, que aún queda algo de nieve. En caso de ser así, te recomendamos las propuestas de esquí en Candanchu y de esquí en Boi Taull. Te sorprenderán.