Desde que Felipe II convirtiera a Madrid en la capital de su vasto imperio el año 1561, la capital de España no ha hecho más que crecer en importancia y en reconocimiento internacional. Haber sido capital de un extenso imperio como lo fue el español, no ha impedido que Madrid haya adquirido unos rasgos únicos que la convierten en una de las ciudades más deseadas por los viajeros para visitar. Estos rasgos la definen por sí misma, una ciudad en la que convergen la armonía y la alegría, lo moderno y lo clásico, lo castizo y lo cosmopolita. Un contraste de pasiones y características cuyo encaje merece una especial atención, porque no en todas las ciudades esto es posible. Todo ello junto, ha ido modelando un carácter único en sus gentes. El madrileño es por naturaleza un buen anfitrión, por ello, Madrid está considerada hoy en día una de las ciudades más acogedoras que el viajero puede conocer en Europa.

Esa esencia que comentábamos, la del contraste, se aprecia claramente en la convivencia de lo moderno, es decir, todo aquello que relacionamos con lo propio e inherente a una gran ciudad como edificios, tráfico, teatros, museos y más, con las amplias extensiones de parques y de zonas verdes que Madrid orgullosa expone para que el mundo las vea.

Esta afirmación no puede ser considerada exagerada, porque la oferta que la ciudad tiene para el turista es francamente variada. Uno, al llegar a la capital de España puede elegir entre la Madrid monumental o la Madrid de la noche, la Madrid de los parques o los museos de Madrid. Mucho hay que ver y por ello es muy importante que la planificación sea la correcta, para no perderse nada.

Una ciudad que se precie de estar en el mapa del mundo, en el sentido de resultar atractiva para ser visitada, debe contar también con buenas infraestructuras y servicios, por lo que un buen aeropuerto, así como los hoteles y su calidad son factores muy valorados por los viajeros. En este sentido, cabe decir que Madrid posee ambos elementos, buenos accesos e infraestructuras de transporte, así como una extensa red de hoteles capaces de albergar a un gran número de turistas.

A la hora de elegir un buen hotel en el que alojarse el portal de internet Zoover.es puede resultar una buena herramienta. El motivo es que posee entre sus páginas la información necesaria acerca de hoteles en Madrid, así como opiniones de otros usuarios que ya han pernoctado en ellos. En todo caso, esa información será muy valiosa para dar respuesta a preguntas tales como ¿es mejor elegir un hotel que esté en el centro? o ¿no importa si nos alojamos en las afueras o un barrio periférico? La relación de precios y la conexión con el transporte público son factores que determinan la selección realizada por el visitante.

Lo cierto es que Madrid ofrece una relación calidad precio de hoteles variada. Muchos turistas indican que lo mejor que se puede hacer cuando visitas Madrid es elegir un hotel situado en el centro. El motivo principal que alegan éstos es el hecho de estar cerca de la parte histórica y de aquello que merece la pena visitar, claro está, es su punto de vista. También argumentan que todos los servicios de la ciudad están al alcance de la mano y paseando es posible conocer muchos de los secretos que esconde la capital.

Otros, por el contrario, prefieren alojarse en hoteles situados algo más alejados, entre sus argumentaciones está el precio y el hecho de que la ciudad está muy bien comunicada por transporte público, lo que permite llegar a los lugares de destino rápidamente.

También existe la posibilidad de que el visitante acuda a Madrid por motivos profesionales, no en vano, la ciudad tiene unos excelentes Palacios de Congresos y un recinto ferial de primer orden que albergan numerosas conferencias y exposiciones. En estos casos, lo recomendable puede ser elegir un hotel que esté situado en una zona cercana al lugar en el que tendrá lugar la exposición o la conferencia.

Otro de los elementos que completan las sensaciones de los viajeros es el tiempo en Madrid. La ciudad se caracteriza por tener un clima continental seco y soleado. Esta relación aumenta el atractivo de la ciudad, porque es muy fácil pasear por ella en búsqueda de rincones, avenidas, palacios, museos o teatros, sin olvidar las zonas verdes que ya hemos comentado.

El viajero que desee conocer la historia de la ciudad puede visitar el centro histórico, conocido también como el Madrid de los Austrias. El extraordinario centro aristocrático se sitúa cerca de la Plaza Mayor, inaugurada el año 1620, representa uno de los lugares más característicos y conocidos de España. Por otra parte, la Plaza Mayor está considerada un símbolo del esplendor de la ciudad actual, pero también de tiempos pasados en los que se decidía por esos lares el destino del mundo. En los alrededores el paseante encuentra algunas de sus más preciadas e increíbles piezas arquitectónicas entre las que sobresale el Palacio Real, una monumental construcción que data del siglo XVII. De estilo clásico y barroco, hoy en día es la residencia oficial de los reyes de España, aunque sólo se utiliza para celebraciones y ceremonias.

Muy cerca del Palacio Real está la Plaza de Oriente y poco después la Catedral de la Almudena. La Madrid de los Austrias, sin duda tiene mucho más que ver y visitar, pero hagamos un recorrido ahora por el Madrid de los parques y las hectáreas y hectáreas de zonas verdes que tiene.

El viajero que desee visitar el pulmón de Madrid deberá ir al parque del Retiro, que por encima de todo, esconde entre su vegetación y su fauna una gran cantidad de riqueza cultural. Su nacimiento se lo debe a Felipe V, quien mandó construirlo como jardín del desaparecido Palacio del Buen Retiro. El parque alberga un buen número de construcciones de hierro y cristal producto del movimiento arquitectónico nacido en el siglo XIX. Se trata de un lugar mágico que invita al paseo familiar y al espíritu bohemio.

Madrid esconde gran número de pequeños parques y jardines misteriosos que merece la pena descubrir, pero otro de los grandes parques, casi comparable al del Retiro es el Real Jardín Botánico. Fue diseñado hace poco más de 250 años, el viajero se encontrará con una de las más espectaculares colecciones de plantas vivas existentes en Europa, concretamente, más de 5.000. Entre sus tesoros cuenta también con la presencia de un herbario con más de un millón de pliegos, la biblioteca y el archivo, lugar en el que se guardan 10.000 dibujos.

Pero Madrid es mucho más que todo eso, el viajero tiene la oportunidad de visitar los impresionantes museos de la ciudad, entre ellos, el prestigioso Museo del Prado, considerada como la pinacoteca más importante de España y una de las más singulares y reconocidas en todo el mundo. Entre sus galerías y pasillos se pueden ver obras que conforman la más completa colección de los siglos XI al XVIII.

No obstante, en Madrid el amante del arte y la pintura puede visitar otros museos y pinacotecas de extraordinario interés como pueden ser El Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía o el Museo Thyssen-Bornemisza.

La noche madrileña es una de las más conocidas y agradables de España. Sus gentes y su oferta de bares, clubes y tablaos flamencos deleitan a las aves nocturnas que fijan su paso por la capital de España.

En definitiva, una galería de fotos de Madrid formaría un extraordinario mosaico en el que se combinan el arte y la cultura con los palacios monumentales y aristocráticos, así como con los grandes parques sin olvidar la bohemia y la noche que tanto museos como teatros o bares y clubes invitan al viajero a conocer Madrid.