Comprar regalos típicos de la ciudad que visitamos, es una manera de conservar el recuerdo de nuestra estancia en ese lugar. La capital holandesa ofrece numerosas alternativas de souvenirs pero una de las opciones más originales son los zuecos o Klompen que constituyen una parte importante del patrimonio holandés.

Los Klompen son fabricados con madera blanda de álamo negro y fueron utilizados desde siempre por agricultores y trabajadores de la construcción como zapatos protectores. Incluso la Unión Europea los ha designado como calzado de seguridad. Antiguamente eran tallados a manos por artesanos especialistas que podían llegar a elaborar hasta 7 pares por día. Con el transcurrir del tiempo, se han transformado en una pieza fundamental del traje típico holandés que el turista puede observar en toda festividad tradicional de este país. Poseen diferentes diseños, formas y tamaños y están decorados con dibujos de varios colores,  cada uno de los cuales representan una zona del país.

Hoy en día, los Klompen no solo se utilizan como calzado para el trabajo y la vida cotidiana, sino que un sector de la producción de los mismos está orientado a la venta con fines turísticos. Además, se pueden comprar no solo como calzado sino también muchos zuecos son producidos para usar como llaveros, para colgarlos o como un objeto de decoración. Y hasta han sido adaptados con cuchillas de acero y pon para aquellos turistas que deseen disfrutar de un patinaje sobre los canales helados holandeses.

Una de las tiendas de Amsterdam más conocidas donde se pueden conseguir los zuecos es De Klompenboer, que a su vez permite a los visitantes hacer un recorrido para observar todo el proceso de fabricación que realizan los trabajadores. Todo aquel que  pasee por esta maravillosa ciudad, no puede dejar de pensar en los Klompen si quiere llevarse algo original como recuerdo.

Etiquetas: , , ,