Situado en Oslo, capital de Noruega, el Parque Vigeland también conocido como el Parque de las Esculturas, es el más famoso en toda Noruega y lo visitan alrededor de un millón de personas en todo el año.

El parque fue  creado por el escultor Noruego Gustav Vigeland en la primera mitad del siglo XX y un importante sector del mismo está dedicado a la exposición de sus obras. Este artista modeló cada una de sus esculturas con arcilla y yeso, y más adelante, contrató artesanos para construir las piezas finales en granito, bronce y hierro fundido. El Parque posee una extensión de 32 hectáreas y su espacio está clasificado en cinco sectores diferentes.

El primero de ellos es la cancela de la entrada hecha de hierro fundido y labrada por el propio Vigeland. Esta cancela nos abre camino hacia el puente, el segundo de los sectores, que luce decorado con esculturas de bronce. Entre estas esculturas, se encuentra aquella denominada “El niño enojado”, que se transformó en el símbolo de Oslo y pasó a protagonizar muchas de las postales turísticas. El puente nos deposita en La fuente, una imponente columna de granito cercada de relieves de bronce, y más allá de La fuente, nos encontramos con El Monolito, el centro de mayor atención de todo el Parque. Se trata de una escultura de un bloque único de granito de 17 metros, que exhibe 121 figuras humanas desnudas entrelazadas y representan las diferentes etapas de la vida humana. La Rueda de la Vida, culmina el recorrido con cuatros figuras adultas y tres infantiles enlazadas entre sí.

El ingreso a esta atracción turística es gratis y es uno de los paseos ineludibles para todo el que visite Oslo y disfrute del turismo cultural.

Etiquetas: , ,