Aquél que desee conocer en profundidad y ver de cerca la historia nazi que acontenció en Europa, no puede simplemente llenarse de conocimiento a través de los libros, sino que debería visitar este lugar histórico dentro de la cultura, no solo por lo que engloba y significa para el pueblo europeo, sino como una verdadera huella de uno de los momentos más terribles de la historia mundial.
Lo que hoy sirve como un museo donde los turistas pueden conocer y descubrir de cerca objetos y lugares relevantes de esta zona, durante la segunda guerra mundial este territorio consistía en dos campos de concentración  Auschwitz I y Auschwitz-Birkenau. Fue 1947 el año en el que Polonia realizó explicitas órdenes de que se creara este territorio, hace aproximadamente 40 años que el mismo sitio fue nombrado Patrimonio Cultura de la Humanidad, no por su belleza ni por sus atractivos, sino por su historia, una de las historias más crudas que Europa supo ver. Como muchos saben este centro fue uno de los más grandes – y sin duda el más famoso- de los campos de concentración destinado al homicidio de miles de judíos y prisioneros de guerra.
Dentro del mismo museo además hay un centro especializado en la investigación completamente orientada a la época nazi y a las metodologías utilizadas en ese momento.
Sin duda aquél turista que esté interesado en la historia y el descubrimiento va a saber apreciar este lugar como un recuerdo y una conservación, como un testimonio y un lugar que nos remite a todo lo que no debería volver a ocurrir.