Viena, la capital de Austria es una ciudad cargada de historia ya que se trata de una de las más antiguas de Europa. Cuenta con un importante patrimonio artístico y es uno de los principales centros culturales del mundo. Y si deseas descubrir otros lugares mágicos de Europa, puedes optar por España y sus ofertas de vuelos a Madrid online, o bien por Italia y saber más sobre los vuelos a Venecia disponibilidad y precios.

consejos para viajar a viena

Por ello en el año 2001, el Centro Histórico de Viena fue declarado Patrimonio de la Humanidad por sus cualidades arquitectónicas y urbanas que representan un testimonio admirable de un continuo intercambio de valores. Casi todo este legado se difunde en los monumentos de la ciudad y en el encanto de sus calles, en las que se mezclan lo histórico con lo moderno.

Los edificios más famosos de Viena se encuentran en La Ringstrasse,  la avenida más importante de la ciudad que se construyó en el mismo lugar en el que se encontraba la antigua muralla. Se trata de una avenida circular que rodea el centro de la ciudad separando los barrios del Hofburg y Stephansdom del resto. En el año 1857 comenzó el derribo de la muralla para dejar más espacio a la ciudad y en su lugar se construyó el gran bulevard que es hoy la Ringstrasse. En ella encontramos edificios como el Palacio Real Hofburg, que ha sido durante más de 600 años el lugar de residencia de los Habsburgo. Es un enorme conjunto arquitectónico que abarca una amplia zona, desde los antiguos aposentos reales hasta varios museos, una capilla y una iglesia. En el museo se exponen lujosas cristalerías, objetos de plata, porcelana utensilios de cocina y mantelerías que proceden de la cocina imperial. En él se puede visitar también el Museo Sisi y los Apartamentos Imperiales del Palacio convirtiéndose en una de las mejores visitas de toda Viena.

Más monumentos en Viena

Parlamento de Austria

 

imagen: aqui

Como parte del proyecto de renovación de la Ringstrasse se construyó el Parlamento de Austria, un enorme edificio neoclásico que comenzó su construcción en el 1874 y se terminó en diez años. Fue diseñado con un estilo denominado Historicismo, con la intención de que su construcción recordase a la antigua Grecia como cuna de la democracia. El enorme edificio cuenta con dos salas de sesiones unidas por un gran pórtico central y una de ellas es la Sede del Consejo Nacional, la otra está ocupada por el Consejo Federal.

El Palacio Belvedere lo forman dos palacios unidos mediante un enorme jardín francés. Se construyó como residencia de verano del Príncipe Eugenio de Saboya, y en el punto más alto del jardín se encuentra el edificio principal del conjunto el Alto Belvedere. En su interior se encuentran decoradas la capilla, el hall de entrada y el Salón de Mármol, mientras que el resto de estancias muestran colecciones de pintura de la Galería Austríaca, desde la Edad Media hasta hoy. Por otro lado destacar la Torre del Danubio, situada en el parque del Danubio, en la orilla norte del río. Es una estructura de 252 metros de altura desde donde se puede contemplar gran parte de la ciudad de Viena. Se inauguró en el año 1964 y no es sólo un mirador, sino también un restaurante giratorio donde las vistas van cambiando constantemente, aunque para mejores vistas, La Catedral de Viena, el símbolo religioso más importante de la ciudad, que se levantó sobre las ruinas de una iglesia románica, dedicada a san Esteban en el año 1147, aunque del antiguo templo solo se conservan la Puerta de los Gigantes y Las Torres de los Paganos.

La ópera en Viena

Viena ciudad blanca

Etiquetas: ,