Repleta de muestras barrocas, jardines minuciosamente diseñados, cervecerías auténticas y populares clubs de jazz, se encuentra el barrio pequeño de Praga, Malá Strana.

El Malá Strana (Barrio Pequeño) está el pie del castillo de Praga. Es un barrio totalmente independiente, casi como una isla pintoresca, separada del resto de la ciudad por grandes parques y por el curso ancho y constante del Moldava. Mirando hacia abajo desde las colinas, la visión que se obtiene es de tejado en pendiente que descienden desde las colinas de Hradcan y Petrin y se detienen en la orilla del río.

El Malá Strana recibió la categoría de ciudad en 1257, lo que la convierte en la segunda en orden antigüedad de las cinco ciudades históricas que componen Praga. El Malá Strana experimento su primer auge durante el reinado de Carlos IV, época en la que se extendió considerablemente y obtuvo nuevas fortificaciones. Sin embargo, hasta que no sufrió los daños catastróficos causado por el incendio de 1541 no hubo ni rastro de un programa de reconstrucción importante; esta reconstrucción conformo las características especificas del barrio, que todavía se pueden contemplar en la actualidad.

No obstante, descubre más alrededor del mundo y encuentra excelentes y económicas ofertas de viajes a Creta, viajes a Croacia o bien viajes a Corfú, y no te quedes sin conocer más sobre el mundo.

Etiquetas: ,