Si quiere visitar los parques de la colina Petrín o el monasterio de Strahov, siga la calle Vlasská a la derecha. No obstante, también puede ir en la dirección opuesta y utilizar el funicular, que asciende por la calle Újezd hasta la cima de la colina Petrín.

En el camino se encuentra el palacio de Schönborn, en Trziste, que ahora alberga la embajada de Estados Unidos. Su espléndido jardín, que se puede ver desde la rampa del castillo, no está abierto al público, pero puede visitar el jardín barroco en terrazas, particularmente encantador, del palacio de Vrtba, en la calle Karmelitská. Es un jardín pequeño pero con una atmósfera cautivadora y con una sala terrena (galería porticada) y esculturas de Matthias Bernard Braun.

Siguiendo la calle Karmelitská llegará a la iglesia de Nuestra señora de la Victoria, la primera iglesia barroca que se construyó en Praga dedicada a la contrarreforma traída por los Habsburgo.

Los accesorios, todos del mismo estilo, datan del siglo XVII; los cuadros de los santos que hay en el altar son obra de Petr Brandl. En esta iglesia es donde se guarda el famoso Niño Jesús de Praga, una figura de cera de origen español que siempre lleva puesto uno y otro de sus 72 costosos ropajes. Es muy venerada y se le atribuyen varios milagros.

Etiquetas: ,