Hay lugares que, por un motivo u otro son de visita obligada. Si estás en París, no puedes perderte el Museo del Louvre o la Torre Eiffel; en Madrid, hay que visitar la Puerta de Alcalá; en Roma, el Coliseo. Y si vas a Dinamarca, no puedes dejar de visitar Legoland. Así que si estás a punto de emprender un viaje hacia este país, sigue leyendo, porque en él volverás a ser un niño y a disfrutar con las pequeñas cosas.

Legoland es como el Disneyland del norte de Europa. No es un lugar donde los sueños se hacen realidad, pero sí que es un sitio mágico, donde las personas vuelven a épocas de su infancia, tiempo en el que fueron felices con un simple juguete que se montaba a piezas. Todo el mundo conoce los Lego. Y es imposible no quererlos, pues son simples, creativos, y ofrecen una gran cantidad de posibilidades. Si quieres saber más, no dudes en seguir leyendo este artículo. No tiene desperdicio.

Un mundo desmontable

Todo el mundo adora los juguetes de Lego. Puede que en mayor o menor medida, pero sí que es cierto que todos, alguna vez en nuestra vida, hemos jugado con estos juguetes desmontables en piezas. Nos hacía soñar, era educativo. Podíamos construir prácticamente cualquier cosa con nuestras piezas de colores. E incluso quedaba bonito. No era sólo de niños, también las niñas podían jugar. Era uno de los juguetes que gustaban tanto a niños como a niñas, puesto que la imaginación era el factor clave del asunto. Y también disfrutaban de ello los adultos.

Y es que, cuando construíamos nuestro propio mundo con esas piezas, soñábamos con que algún día podríamos crear todo un imperio. Realmente, alguien lo hizo, en honor a los Lego. Y por  eso es casi de obligada visita asistir a este lugar. Porque pensaremos que somos nosotros los que hemos construido todo aquello. Aunque no sea verdad. Porque de ilusiones también se vive. Y aunque vayamos acompañados de nuestros hijos, también nosotros tenemos derecho a soñar. Ellos se lo pasarán pipa. Pero puede que nosotros más.

Legoland Billund

Original, especial, divertido y didáctico. Así puede ser el viaje que emprendas con tu niño. Porque así es el parque temático Legoland. Construido en su totalidad con los reconocidos bloques de plásticos, el lugar se alza a un kilómetro del pequeño pueblo de Billund, en la península de Jutlandia en Dinamarca.

Fue Kirk Christiansen, quien en 1932 ideó este maravilloso juego al que llamó Lego por las palabras danesas “leg godt”, que significa “jugar bien”, dado que éste estimula la imaginación de los niños y sus habilidades psicomotoras. Al ver el éxito de su creación, decidió levantar un parque con piezas de Lego en 1968, Legoland, un auténtico mosaico de las ciudades más importantes de todo el mundo construido con millones de piezas de colores.

Legoland es, de seguro, el parque temático más didáctico de todos los que existen. Allí, los niños disfrutan de todas sus atracciones, entre las que hay juegos y oportunidades de construir cuanto quieran con los bloques. El lugar, cuenta con hermosas recreaciones de ciudades y monumentos conocidos mundialmente. La más lograda y elaborada podría llegar a ser la del puerto de Copenhague. Además, pueden verse, barcos, trenes, aviones y demás, construidos con millones de piezas. Es como un pequeño mundo en miniatura, un sitio donde conocer todos los lugares del mundo, en pequeñas dosis.

Explora:

  • Duplo Land
  • Imagination Zone
  • Legoredo Town
  • Adventure Land
  • Miniland
  • Pirate Land
  • Lego City
  • Knights’ Kingdom
  • Gift Shøp
  • Lego Dinosaur Kingdom
  • Lego Wall Street
  • Lego Hollywood

Y déjate llevar por la imaginación.

Todos los Legoland del mundo

Pero debemos saber que no existe un único Legoland, y aunque el de Dinamarca sea el primero en haber sido construido, también podremos volver a nuestra infancia en:

  • Legoland Windsor, en Windsor, Inglaterra, Reino Unido
  • Legoland California, en Carlsbad, California, Estados Unidos
  • Legoland Florida, en Winter Haven, Florida, Estados Unidos
  • Legoland Deutschland, en Gunzburgo, Alemania

En cada parque hay áreas temáticas, muchas de ellas comunes en los diferentes Legoland del mundo. Algunos tienen montaña rusa, para que disfruten también los adultos.  Es un sitio para disfrutar con los más pequeños, un lugar para que disfruten y aprendan. Legoland, el lugar para que los niños jueguen bien olvidando por un momento los nuevos juegos con los que disfrutan hoy en día, basados casi exclusivamente en las nuevas tecnologías. Disfruta como un niño y deja que tus hijos entren en tu “mundo de los recuerdos”. Puede ser un viaje en familia que nadie olvide.

RyanAir abrió una ruta Madrid – Billund. Más información en su locuraviajes: Viaje a Billund y Legoland . Ver también hoteles en Madrid.


Y para saber de otras cosas de Europa:

Etiquetas: , , , , , ,