Probablemente el nombre no te suene, y ni siquiera sepas a qué país pertenecen estas pirámides. Esto nos hace pensar que aunque tenemos un gran interés por las culturas que son opuestas a la nuestra, siempre nos quedará algo por descubrir de nuestro propio continente. Así que si quieres saber dónde están las pirámides de Melnik (que podrás disfrutar si optas por las más económicas ofertas de viajes), y qué son, sigue leyendo, porque te lo explicamos todo con pelos y señales.

Bulgaria es un lugar muy frecuentado por los turistas europeos. Este país del este de Europa tiene grandes atractivos, muy interesantes para la mayoría de los turistas, porque abarcan desde preciosos paisajes naturales, hasta una gran oferta de monumentos históricos y culturales, adecuados para aquellos que se alimentan del saber y gozan con un turismo educativo en el que formarse es una gran vía para la diversión. Da igual desde el punto de vista en el que lo mires, lo cierto es que es uno de esos países a los que debemos ir alguna vez en nuestra vida, porque aunque parece que esté cerca por el hecho de estar en el mismo continente, supondrá, para la gran mayoría, una experiencia diferente.

Naturaleza en Bulgaria

Uno de los grandes atractivos de este país de Europa del este es la naturaleza. Sí, los paisajes naturales. Esta zona llama mucho la atención por tener una gran diversidad en cuanto a la flora y a la fauna, descubriéndonos así grandes maravillas naturales que en ningún sitio podríamos encontrar. Esto sucede con las Pirámides de Melnik.

Las Pirámides de Melnik no tienen que ver con la imagen prefabricada que tenemos de ese concepto, asociándolas siempre a las pirámides de Egipto. Nada más lejos de la realidad, porque estas formaciones, ubicadas por supuesto en Melnik, son totalmente naturales. Se trata de precisamente eso, formaciones de arena y arcilla, que podemos ver en Blagoevgrad, una provincia situada en el suroeste del país.

Puede que tal como lo describa no parezca impresionante, pero en cuanto las veas, te darás cuenta de que nos hemos quedado cortos con la descripción. Y es que estas formaciones ocupan nada más y nada menos que cincuenta kilómetros cuadrados. Son esculturas naturales, y como tal, la madre tierra ha jugado con nostros dándoles formas de lo más curiosas, como setas, obeliscos, pirámides como las de Egipto, e incluso espadas.

Otros intereses de la zona

A pesar de ser esta su atracción principal, no podemos olvidar que debemos ver la zona como un conjunto, disfrutando de todos sus aspectos interesantes. De esta forma, si viajamos a Melnik, también podemos disfrutar de su gastronomía típica búlgara, aunque lo que más fascina de esta región es el vino. Da igual lo poco que sepas de vino, porque disfrutarás de su sabor. Será diferente de todo lo que has probado porque es una bebida hecha para beberse en el instante en el que se hace, a diferencia de nuestro concepto de vino, que cuanto más añejo mejor. Por eso, no puedes olvidarte de visitar algunas de las tabernas, donde crean y fabrican sus propias bebidas, y obtendrás un sabor de lo más original.

Por supuesto, si te interesa el turismo cultural, también es uno de los lugares preferidos de los viajeros, ya que la ciudad de Melnik en sí es una reserva arquitectónica. Lo más asombros es que a pesar de ser una población pequeña -se considera la ciudad más pequeña de Bulgaria- la ciudad de Melnik posee casi un centenar de monumentos culturales, entre edificios, esculturas, y otras formas de arte. Así que si también te interesa la historia de esta parte de Europa, no te puedes perder la oportunidad de pasar una pequeña temporada en este lugar. Y pasa las mejores vacaciones con Viajar.com.

Vídeo sobre Melnik

Para saber más cosas de Bulgaria:

Fuente de imágenes: bulgariatravel, bulgariahotel

Etiquetas: , ,