Empezando en el rincón más al sur, visite la Villa Kinský. En el camino, en dirección norte, encontrará la pequeña iglesia de madera de San Miguel, un ejemplo maravilloso del arte popular del siglo XVIII, que fue reconstruida en 1929.

Procede e los Cárpatos ucranianos, pues fue un regalo de los habitantes del pueblecito ucraniano de Mukacevo, que se convirtió en parte de Checoslovaquia después e la Primera Guerra Mundial y pasó a la Unión Soviética después de la Segunda Guerra mundial. Al lado de la iglesia hay un campanario procedente de Valaquia.

La Muralla del Hambre, que descubrirá más adelante, desciende por la ladera y forma parte de las fortificaciones que construyó Carlos IV. Según la tradición popular, te proyecto se emprendió para dar trabajo a los pobres  a los hambrientos. Cerca de la muralla está el Observatorio del Pueblo, un conocido lugar de reunión e los aficionados a la astronomía procedentes de todo el mundo.

En la cima de la colina está la Torre de Observación, que con sus 60 metros es una réplica a escala reducida de la Torre Eiffel de París (abierta todos los días de Abril a Septiembre; en invierno, sólo los días despejados; se paga entrada). Fue construida en 1891 para la Exposición del Jubileo de Praga. No muy lejos e la torre está el Zrcadlová bludisté, un laberinto de espejos entro de un castillo en miniatura (abierto todos los días; se paga entrada).

Etiquetas: