Seguramente no exista otra celebración de Semana Santa más significativa que la de Roma. El mundo entero pone sus ojos en la capital italiana a la que llegan miles de fieles y turistas de todas partes para vivir una experiencia única. La gran parte de las manifestaciones religiosas se desarrollan en el Vaticano, tanto en la Basilica como en la Plaza San Pedro.

La Semana Santa comienza el Domingo de Ramos con la Misa de bendición que brinda el Papa en la Plaza San Pedro. Uno de los momentos más esperados es el “Angelus”, el mensaje que el Papa pronuncia hacia los jóvenes al terminar la misa. El jueves Santo se lleva adelante una de las misas más emotivas para los creyentes: La misa de la Cena del Señor que recuerda precisamente la Ultima Cena. Luego, se realiza el tradicional ritual del lavado de los pies. El Papa lava los pies de doce personas elegidas entre los presentes.

El viernes Santo durante todo el día se escuchan en la ciudad las melodías de los coros que cantan desde las principales iglesias. Por la noche, se realiza una de las procesiones más esperadas en todo el mundo: el Vía Crucis comandado por el Papa que se inicia en el Coliseo y finaliza en las Colinas del Palatino. Resulta impactante observar la interminable columna de peregrinos que marchan con sus antorchas.

El sábado Santo solo se celebra la Misa de la Vigilia por la noche, a la espera de la resurrección de Cristo. El domingo de Resurrección es el día de la misa más importante que da el Papa desde el balcón ubicado frente a la Plaza San Pedro. Todo concluye con el mensaje para la ciudad y el mundo, el “Urbi et Orbi”, a través del cual el Papa ofrece la redención.

Además de formar parte de este evento único en el mundo, el viajero podrá conocer los demás sitios turísticos de Roma y los Museos del Vaticano que permanecen abiertos todos los días, excepto el Domingo de Resurrección y el lunes posterior.

Etiquetas: , , , , , , ,