En República Checa y en muchos lugares de Europa la región de Krkonose es sinónimo de: montañas, invierno, frio y sobre todo actividades deportivas. Lo que pocos saben es que en verano esta región se presenta con una belleza inigualable y casi tan atractiva como en invierno con sus grandes montañas nevadas. Se podría decir que el Parque nacional Krkonoše es junto a los grandes complejos de actividades uno de los principales atractivos del turismo internacional que llega a la región.

Image

A un lado del famoso Parque nacional Karkonosze que se encuentra dentro de territorio de Polonia es la reserva que expone de mejor manera todo el encanto de la naturaleza de la región. Declarado por la UNESCO una de las mejores reservas de la biosfera este parque además de mostrar lo mejor de la naturaleza local presenta paisajes de una escala increíble. La organización de la región está planificada de manera que el viajero pueda disfrutar todo el encanto del paisaje local, aerosillas y teleféricos transportan a los viajeros a lo más alto de las montañas para que puedan disfrutar de la vista panorámica del lugar y aquellos que se atrevan también a practicar algunos deportes de invierno. La montaña de mayor altitud que puede encontrarse en República Checa se encuentra en esta región y recibe el nombre de Snežka, con más de 1602 metros esta montaña representa una de las imágenes más imponentes de la nación y es sin duda uno de los destinos más buscados por los turistas internacionales.