Dentro de las inmediaciones de la ciudad de Venecia se encuentra esta famosa plaza que fue elogiada por el mismísimo Napoleón Bonaparte, quien dijo que esta plaza era “el salón más bello de Europa”, mejor slogan para promocionar el turismo en la ciudad no podrían haber encontrado en Italia. ¿Qué diferencia a esta plaza del resto de las plazas? Y hasta en la manera en la que se catalogan se las diferencia, ya que los italianos se refieren al resto de las plazas como “campo”. Lo que la convierte en única y en elegida por todos los turistas a la hora de recorrer la ciudad Venecia, además de las maravillosas palabras de Bonaparte, es el hecho de que la plaza está rodeada por los edificios más históricos y memorables de la ciudad: la basílica de San Marcos, el Campanile de ladrillo, el Palacio Ducan y la Torre del Reloj.
El Campanile de ladrillo fue una de las edificaciones que más ayudo en la conformación de la ciudad hace muchos años, ya que siendo el edificio más alto de la ciudad en esa época desde allí se enunciaban la llegada de los barcos o en el caso de que ocurra alguna tragedia, también podía divisarse los incendios que podrían llegar a ocurrir en la ciudad.