Las bulliciosas calles cercanas al límite de la Ciudad Nueva conduce a la Staromestské námestí (plaza de la Ciudad Vieja).
Desembocan en la plaza por todos lados, como rayos de sol, y la convierten en un centro natural. El impresionante monumento situado en el centro de la plaza se erigió en honor a Jan Hus en el quinto centenario de su muerte, el 6 de julio de 1915. Las escaleras que se levantan en su base constituyen un punto de reunión y descanso para los jóvenes excursionistas con mochilas.
Las casas del lado este de la plaza forman un curioso telón de fondo. La yuxtaposición de estilos arquitectónicos tan variados es típica de la Ciudad Vieja y, junto con las torres de la iglesia de Tyýn, confiere a la plaza de la Ciudad Vieja un carácter especial.
A la izquierda se puede admirar el Goltz-Kinských palác (palacio de Goltz-Kinský) con una fachada del Barroco radio, que incorpora algunos elementos de estilo rococó. Fue construido por Anselmo Lurago, según los planos de Filian Ignaz Dientzenhofer.
Desde este palacio, el primer ministro Gottwald pronunció un discurso a la nación con el que anunció la implantación del régimen comunista. El edificio suele acoger la colección de dibujos y grabados de la Galería Nacional, pero en la actualidad está en obras y, por consiguiente, cerrada al público.
A la derecha del palacio, en el n.º13, está la casa gótica Dum u Kamenného zvonu (Casa de Campana de Piedra), que ha sido reconstruida y a la que han restituido su fachada original.
En su interior, que merece una visita (abierta de martes  a domingos; se paga entrada), se celebran exposiciones y conciertos portales y bóvedas nervadas. A la izquierda, la antigua Escuela de Týn, en si origen un edificio gótico, fue reconstruida en estilo renacentista veneciano.
A la derecha se halla la casa de estilo neoclásico temprano U Bílého jednorozce (El Unicornio Blanco).

Etiquetas: , ,