Oculto por montañas que tal vez pretendan esconder al viajero sus verdaderos encantos, Caramulo se   extiende a lo largo y ancho de un verdadero paraíso natural. Sus museos del arte y el automóvil, junto con algunas iglesias de gran interés artístico, permiten conjugar el buen hacer de la madre tierra y del hombre. Rincón secreto de nombre curioso, la Sierra de Caramulo es, posiblemente, una de las mejores opciones para palpar la sensación de encontrarse en el fin del mundo pero a sabiendas de estar pisando suelo portugués.

image

Flickr

Una vez que llegues a este hermoso lugar se te hará  fácil saborear no sólo la Reserva Botánica do Cambarinho, sino también los fabulosos vinos de Dão, que figuran entre los más afamados del país. Tan curiosa como fácil de recodar, la  Sierra de Caramulo, situada en Tondela, en la Región Turística de Dão Lafões, dentro de la zona norte de Portugal, esconde un lugar fantástico para el turismo activo, rural y el turismo de salud.

2770116617_d37abbfc83

Flickr

Sus aires son tan sanos que la Sierra ya era visitada para la prevención o cura de enfermedades pulmonares. En los alrededores,  los pueblos de Cambarinho y Alcofra se presentan rodeados de azaleas y frondosos arbustos porque, no en vano, la mayor riqueza de la zona es su naturaleza.

image 
Flickr

Desde Caramulo es posible llegar en una hora a pie al pico más alto de la sierra, el Caramulinho (1.075 metros). El senderismo es una de las múltiples posibilidades además de la práctica de otros deportes de aventura en contacto con la naturaleza. Visita cuanto ates este paraíso portugués.

Fuente: librodelmundo

Etiquetas: , , , , , , , ,