Un pequeño puente une la plaza con la isla de Kampa, separada del Malá Strana por un canal que sale del Moldava, el Certovka o canal del diablo.

Durante la última década de gobierno comunista la isla y los jardines del palacio se convirtieron en el lugar de reunión preferido de los hippies de Praga, que dejaron tras de sí murales pinados con gran encanto, entre ellos uno de John Lennon. Este destrito se conoce ahora con el nombre de Pequeña Venecia por su situación, sus molinos de agua y sus jardines. El parque, que se ha formado uniendo los jardines de los antiguos palacios, ofrece una hermosa vista de la Ciudad Vieja. En la actualidad, el pequeño grupo de casas que se levanta justo a orillas del agua, entre el puente de Carlos y la desembocadura de Certovka están muy solicitadas. Subo dos tramos de escaleras y se encontrará en el puente de Carlos.

Río abajo desde el puente de Carlos, los jardines del palacio del Malá Strana atraen nuestra atención. Algunos están abiertos de abril a septiembre.

Etiquetas: