Sin duda uno de los referentes más claros y conocidos en el mundo de la ciudad de París es su conocida Catedral de Notre-Dame, lo que muchos no saben es la importancia y la historia que tiene este destacado lugar, y la razón por la cual esta catedral se convirtió en uno de los lugares más visitados de Francia.
Corría el año 1163 cuando comenzó la construcción de lo que es hoy en día la Catedral más famosa de París, en pleno apogeo del estilo gótico en la arquitectura, la construcción de este referente de la ciudad fue sin duda influenciado por este estilo. Todo lo que este estilo representaba para la sociedad en ese momento en París era nada más ni nada menos que el pase de lo rural a lo urbano, no como un proceso evolutivo con el paso de los años, sino más bien como un fenómeno que arrasó con toda la ciudad parisina. Protagonista de algunas de las pinturas más importantes del arte y escenario de muchos sucesos extraordinarios para la cultura francesa, la Catedral con el paso del tiempo sufrió cambios, modificaciones y una reconstrucción que acabaron por dejarnos la famosa Catedral que puede verse en la actualidad, intacta ya desde el año 1345. Entre los sucesos históricos que marcaron este lugar tan visitado y recorrido por los turistas se destacan: la beatificación de una de las riguras religiosas más importantes del siglo XIX: Juana de Arco en el año 1909. La célebre misa que realizó el papa Juan Pablo II en el año 1980 y la coronación de Enrique VI de Inglaterra en el año 1431.