Un acontecimiento deportivo como el que estamos viviendo estas últimas semanas (Eurocopa), o como el que está próximo a llegar en breve (JJ.OO de Londres) aumentan no solo nuestra presencia en las redes sociales, sino que también mejoran el consumo. No son pocas las personas que, con motivo de eventos televisivos de este calibre, aprovechan el “tirón” para renovar televisión, incluso smartphone o Tablet. Pero no solo esto, ¿sabías que ante las retransmisiones deportivas se pide más comida a domicilio?, así también, hay un mayor consumo de bebidas, principalmente bebidas de cola, refrescos de sabores, y cervezas, no así tanto de vino o licores.

Obviamente, si nos encontramos con una competición que se celebra en un país distinto, también cabe pensar que todo el sector del turismo se activa sobremanera. Vuelos, hoteles, restaurantes y compras son objeto también de parte del gasto en estas fechas. No cabe duda de que la Eurocopa ha servido para despertar el interés, además, por destinos un poco escondidos en los mapas.

Como vemos, todos estos acontencimientos reactivan un poco la economía, si bien no podemos olvidar de que estamos en una aguda crisis económica por la que no pueden hacerse cuantiosos gastos.

Agencias, aerolíneas, touroperadores y hoteles es seguro que estos últimos meses han tenido una mayor actividad de reservas en destinos cercanos a las ciudades de concentración o donde se ubican los campos de fútbol en los que se disputan los partidos.  Conforme se van acercando los últimos partidos la emoción aumenta, y hay un mayor interés por seguir de cerca a los jugadores nacionales.

Con motivo del pase a la final de la Eurocopa por parte de las selecciones española e italiana apostamos que muchos ciudadanos se han apresurado a comprar sus billetes de avión. La demanda ha aumentado, no obstante, los touroperadores se apresuran a afirmar que las ventas finalmente no se traducirán en beneficios cuantiosos. En este caso parece ser que ocurre lo contrario y lo que se vende deja muy poco margen de ganancia a los operadores turísticos y las pequeñas agencias.

¿Las causas?, comentan las fuentes interesadas que dada la situación económica no puede aumentarse mucho más el precio de coste de cada servicio, porque entonces no se vendería nada, pero tampoco puede rebajarse sin perder dinero. El precio de salida ya es importante, entre los 900 y los 1000 euros (dependiendo del operador)  el billete de avión, ida y vuelta, más los traslados al estadio de Kiev.

Luego está el hecho de que el precio de las entradas disponibles no es asequible que digamos. Se distribuyeron anticipadamente muchas de ellas, y las que quedan se venden “a precio de oro” ahora, de media 450 euros, otro gasto más para el aficionado.

Los touroperadores se quejan, además, de que el destino de la final de la Eurocopa no es turísticamente atractivo, lo que frena que exista la posibilidad de alargar las estancias para conocer la ciudad.

Está claro que cada uno cuenta la “feria” según le va. Es indiscutible el hecho de que alargar el tiempo de estancia de la Selección española de fútbol, y su llegada a la final, conllevará un reporte económico que no se hubiera producido en otras circunstancias, pero parece ser que no llegará a suponer un incremento importante de los beneficios.

Más noticias de viajes por Europa en los siguientes enlaces:

Consejos útiles para viajar a Roma

Cruceros baratos en Europa

Ucrania

Etiquetas: , , ,