Detrás de la Nerudova está el parque favorito  los praguenses: la colina Petrín. No lejos de aquí se encuentra la estación el Funicular de Petrín, también conocido como teleférico, aunque en realidad los vagones no cuelgan e cables, sino que van por raíles.

Si el artefacto presenta un aspecto tan curioso se debe al medio de locomoción original: los antiguos vagones tenían un depósito de agua que siempre se llenaba por arriba y se vaciaba por abajo; e este modo, el peso de los vagones que bajaban era lo que impulsaba el ascenso de los vagones que subían. El Funicular fue inaugurado en 1891. en la década de 1960 se eliminaron lo depósitos de agua, se reparó la ladera de la colina (se había derrumbado parcialmente) y el funicular se reinauguró en 1985 impulsado por medios mas modernos. Descubre algunas opciones económicas para poder viajar hasta ahí y conocerlo: por ejemplo puedes optar por las ofertas de viajes  y vuelos + hotel compara precios, que seguro te sorprenderán.

El parque de la colina Petrín se formó uniendo los jardines que poco apoco habían ido sustituyendo a lo que en un tiempo fueron viñedos. A la altura de la estación el funicular de arriba hay un sendero que ofrece una vista  maravillosa del castillo y de la Ciudad Vieja y que conduce a través del parque hasta el monasterio de Strahov. Pero aparte de las deliciosas vistas de la ciudad, el parque también tiene numerosos lugares de interés que merece la pena molestarse en explorar.

Etiquetas: