En 1950 la Biblioteca de Strahov tenía 130.000 libros, cifra que ha aumentado hasta alrededor de 900.000 porque la Strahov ha recogido los libros que había en otras bibliotecas monacales, sobre todo del centro y norte de Bohemia.

Este es, sin dudas, uno de los lugares que se recomienda conocer en Praga, sobre todo si se está interesado en temas de historia universal del arte.

Uno de los ejemplares más famosos que se exhiben es los Evangelios de Strahov, el manuscrito más antiguo de la Biblioteca, pues data de los siglos IX al X; fue adquiriendo durante el reinado de Carlos IV.

Entre los tesoros más valiosos también se encuentran rarezas como el Nuevo Testamento impreso en Plzen en 1476 y una de las primeras obras editadas en lengua checa.

Otra es una historia bellamente ilustrada del viaje de Friedrich von Dohna a Roma, que data del siglo XVII. Hay una sala independiente dedicada al gran reformador Jan Hus.

Los pisos superiores contienen una cantidad inmensa de documentos relacionados con los escritores que influyeron en el renacimiento de la conciencia nacional checa en el siglo XIX.

Etiquetas: