Una rareza arquitectónica de un orden completamente distinto es la singular casa cubista Dum u Cerné matky Bozí (Casa de la Virgen Negra).
Se encuentra en el Nº34 de la calle Celetnáy fue diseñada por Josef Gocár (1911-1912), que originalmente tenía que ser unos grandes almacenes. En las plantas superiores se celebran exposiciones itinerantes y hay una exposición permanente de arte cubista checo, que incluye pinturas y esculturas (abierto de martes a domingos; se paga entrada).
Al final de Celetná está la Prasná brána (torre de la Pólvora), del gótico tardío. Construida en la segunda mitad del siglo XV, era una impresionante puerta de entrada a la ciudad que sustituyó a la puerta antigua que hasta entonces había ocupado ese lugar. Adquirió un prestigio especial entre las 13 puertas de las murallas de la Ciudad Vieja, porque justo al lado estaba la Corte Real (que ya no existe), que se utilizaba como residencia real en el siglo XV.
Recibió el nombre actual cuando fue utilizada como almacén de pólvora. Se le añadió el tejado neogótico durante la reconstrucción que se llevó a cabo en la segunda mitad del siglo XIX.
La torre está abierta al público todos los días desde abril hasta octubre y ofrece una vista de la ciudad muy interesante.

Una rareza arquitectónica de un orden completamente distinto es la singular casa cubista Dum u Cerné matky Bozí (Casa de la Virgen Negra).

Etiquetas: