Otra parte de las fortificaciones que se puede ver detrás del convento de San Jorge es la evocadora Zlatá ulicka (callejuela de oro), también llamada callejón de los Orfebres. Es una de las atracciones más populares del castillo. En la parte de las fortificaciones que está la Bilá vez (Torre Blanca) central y la más alejada, la Daliborka (Torre Dalibor), un grupo de casas diminutas bordean el sendero que sigue la muralla del castillo y forman un romántico telón de fondo. Según la leyenda, fue aquí donde los alquimistas que trabajaban al servicio de Rodolfo II trataron de descubrir el secreto de la vida eterna y como hacer oro. Sin embargo, lo cierto es que Fankz Kafka vivió y trabajo durante un tiempo en el n.22, sede actual de una pequeña exposición y de una librería especializada en el autor.

El paseo por el castillo acaba en la Cerna vez (Torre Negra), donde la calle Jirská llega a la puerta del este. Justo un poco antes de la puerta, a la derecha, se encontrará con el Lobkovický palác (palacio Lobkowicz), que en los últimos años ha sido utilizado para realizar exposiciones permanentes e itinerantes cobre la historia del país (abierto de martes a domingos; se paga entrada). Al otro lado de la puerta del este, las escaleras del castillo antiguo y la calle Na Opysi conducen al Mala Strana.

Etiquetas: ,