Paralela a las escaleras del castillo se encuentra la calle de Neruda, llamada así en honor del famoso poeta, autor y periodista checo Jan Neruda (1834-1891), que vivió en la parte alta de la calle, en la casa nº47, conocida con el nombre de U Dvou sluncu (Los dos soles). Su trabajo se inspiraba en la vida cotidiana del Malá Strana. Por cierto, el poeta Ricardo Eliécer Neptalí Reyes y Besoalto, conocido como Pablo Neruda y premio Nobel de Literatura, adoptó el apellido del poeta checo.

Muchas de las casas de clase media de esta calle se construyeron originalmente en estilo renacentista y más tarde se completaron con elementos barrocos. Suelen llevar distintivos de casa que no coinciden con los nombres de las mismas. Por ejemplo, la casa nº6, El águila roja, tiene un distintivo que muestra dos ángeles. Sin embargo, en l caso de la casa nº12, Los tres Violines, se sabe que vivieron aquí varias generaciones de fabricantes de violines. En El cáliz de oro (nº16), San Juan Nopmuceno (nº18) y El asno y La cuna (nº25) se pueden ver más distintivos. En la antigua farmacia que había en El león dorado, en el nº32, hay un pequeño Museo de Farmacología (abierto e mares a domingo; se paga entrada).

Como suele pasar en Praga, en los palacios barrocos de esta calle se han establecido dos embajadas. A la izquierda está el palacio de Morzin, sede de la embajada de Rumania. La inusual decoración de la fachada – los moros que sostienen el balcón, las figuras alegóricas del día y la noche y las esculturas que representan los cuatro puntos cardinales – son obra de Ferdinand Maximilian Brokof.

Etiquetas: