En Estambul, la antigua Constantinopla, la ciudad que une los continentes de Europa y de Asia, nos aguarda un edificio que reúne historia y belleza: La Basílica de Santa Sofía. Esta iglesia, consagrada a la Santa Sabiduría, está considerada como el principal edificio bizantino de Constantinopla y uno de los más relevantes de la historia de la arquitectura.

Fue proyectada y construida por Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto entre los años 532 y 537, por encargo del emperador Justiniano I.basílica concentrada bajo una cúpula semiesférica de 32 metros de diámetro y 56 metros de altura sobre el suelo, flanqueda por dos semicúpulas. Destruido el templo primitivo durante la insurrección de Nika, Justiniano decidió construir un edificio que simbolizara el apogeo de su imperio. De acuerdo con la tendencia bizantina hacia los espacios centralizados, los arquitectos idearon una gran

El imponente exterior del edificio contrasta en su austeridad con un interior prolijo en mármoles y suntuosos mosaicos. Las galerías elevadas en torno a la gran sala diáfana contribuye a la sensación de misterio, enfatizada por la presencia difuminada de la luz y sus ambiguos reflejos sobre los revestimientos dorados.

Después de la conquista otomana en 1453, la iglesia se convirtió en mezquita y referencia fundamental para la nueva arquitectura musulmana. Hoy en día la basílica es una visita obligada para todo aquel que viaje a Estambul, una ocasión única de ver aunadas la tradición cristiana y musulmana en un mismo edificio.

Más información en Estambul, la ciudad de los tres nombres

Ver también La Catedral de Milán (ver hoteles en Milán)

Etiquetas: , , , , , , , , , ,